A pedido del Supremo Trubunal Federal, la policía de Brasil abrió formalmente una investigación contra el presidente Jair Bolsonaro relacionada con supuestas irregularidades en la compra de una vacuna india y ahora podría interrogarlo, dijo el lunes una fuente involucrada.

El mandatario se ha visto envuelto en acusaciones de irregularidades en torno al contrato de 1.600 millones de reales (US$ 316 millones) firmado en febrero por 20 millones de dosis con un intermediario brasileño del fabricante de la vacuna, Bharat Biotech.

La comisión del Senado brasileño que investiga el manejo de la pandemia por parte del gobierno ha manifestado sospechas de sobreprecio y corrupción relacionados con el contrato. Algunos senadores han alegado que Bolsonaro no investigó de inmediato las acusaciones de irregularidades cuando fue alertado. Después de que los informes de irregularidades se hicieron públicos, el gobierno suspendió el contrato.

El escándalo ha perjudicado a Bolsonaro en las encuestas. Muchos están molestos por su gestión del segundo brote de coronavirus más mortal del mundo, las acusaciones de corrupción en la compra de vacunas y el aumento de los precios del combustible, la energía y los alimentos.

Los fiscales federales brasileños y la oficina del contralor general, o CGU, también están investigando por separado las presuntas irregularidades en el acuerdo.

Bolsonaro ha negado haber actuado mal.