La Habana. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, dijo que su oficina estrenará pronto una nueva página web, que se sumará a su cuenta de Twitter y un canal de Youtube como parte de su intento por aprovechar la era digital para comunicar mejor la política del gobierno a un pueblo cada vez más conectado.

La conectividad en el país comunista, que está retrasado en temas tecnológicos, ha aumentado en los últimos años con la apertura de cibercafés, parques con wifi e internet móvil -lanzada este mes-, aunque pocas casas están conectadas a la web.

Díaz-Canel, quien asumió el poder en abril sucediendo al menos tecnológico Raúl Castro, ha dicho que es importante para el gobierno abogar por sus políticas online mientras los cubanos se conectan cada vez más a internet.

El presidente de 58 años abrió su propia cuenta de Twitter en octubre y muchos funcionarios del gobierno siguieron su iniciativa. Antes de asumir el cargo, ya había marcado un contraste con sus octogenarios colegas al llevar tablets a las reuniones del gobierno.

"No podemos ignorar las redes donde está dándose una batalla ideológica", dijo Díaz-Canel a una comisión de la Asamblea Nacional que está celebrando su sesión bianual de una semana de duración.

"No podemos ignorar las redes donde está dándose una batalla ideológica", dijo Díaz-Canel este lunes a una comisión de la Asamblea Nacional que está celebrando su sesión bianual de una semana de duración. Sus comentarios fueron publicados este martes en medios estatales.

Díaz-Canel dijo que quería que su gobierno se comunicara abiertamente con el pueblo como hacía el hermano mayor de Raúl y difunto líder revolucionario Fidel Castro.

Ya ha demostrado un estilo mucho más abierto de liderazgo, realizando apariciones diarias en reuniones muy controladas con ciudadanos e inspeccionando instituciones y compañías estatales en todo el país.

"Le debemos al pueblo información coherente y directa y debemos hacer entre nosotros lo que Fidel hizo por su cuenta", dijo Díaz-Canel, según fue citado.

Fidel Castro, un carismático orador, era conocido por sus aleccionadores discursos públicos de horas a la prensa y los cubanos en público y a veces espontáneos sobre cada aspecto de la economía y la sociedad, desde la cría de vacas hasta el cambio climático.

Díaz-Canel, quien sólo ha dado una entrevista desde que asumió la presidencia, al canal de televisión Telesur, ha adoptado un estilo más convencional y conservador.

En un país donde el Estado tiene el monopolio de los medios masivos, el mandatario dijo que había pedido a todos los ministros que aparecieran en una mesa redonda televisada antes de la reunión de esta semana de la Asamblea Nacional.

Los ministros de Trabajo y Economía han explicado nuevas reglas sobre el sector privado mientras el ministro de Transporte presentó planes para mejorar el deteriorado transporte público de La Habana, aunque los presentadores no los cuestionaron demasiado sobre las fallas en sus políticas.

En Twitter, pocos funcionarios del gobierno han ingresado en largos intercambios con ciudadanos cubanos, alentándolos a creer que el país está entrando en una era de mayor apertura.