Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló este viernes que su gobierno no caerá "en la trampa de declarar la guerra" a la delincuencia, luego de que una veintena de cuerpos aparecieron el jueves en la ciudad de Uruapan, en el estado de Michoacán (oeste).

"Vamos nosotros a seguir combatiendo la delincuencia, pero no vamos a caer en la trampa de declarar la guerra, como lo hicieron en otros tiempos, que fue lo que nos llevó a esta situación de inseguridad y de violencia", dijo López Obrador en su rueda de prensa diaria.

El mandatario mexicano, quien se encuentra de gira por el estado de Durango (norte), lamentó ante periodistas la persistencia de este tipo de hechos violentos, que "constituyen todo un desafío para las autoridades".

Aseguró en ese sentido que su gobierno continuará con su estrategia de generar opciones de empleo, sobre todo para los jóvenes.

"Precisamente inició ahí en Michoacán. Ahí fue donde se declaró la guerra al narcotráfico y se le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y se produjo mucho daño, mucho sufrimiento al pueblo de México", comentó AMLO.

"Vamos a seguir combatiendo la pobreza, creando empleos, atendiendo a los jóvenes, que haya bienestar", precisó.

Dijo que gobiernos anteriores iniciaron en el estado de Michoacán una estrategia de seguridad para combatir la delincuencia y el narcotráfico, iniciativa que, a su juicio, fracasó.

"Precisamente inició ahí en Michoacán. Ahí fue donde se declaró la guerra al narcotráfico y se le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y se produjo mucho daño, mucho sufrimiento al pueblo de México", comentó.

"Nosotros vamos a seguir atendiendo las causas que originan la violencia", agregó López Obrador.

Michoacán es un estado mexicano que ha padecido episodios de violencia desde la década pasada, cuando cárteles de la droga recrudecieron sus disputas por controlar la producción y tráfico de narcóticos, que en muchos casos tienen como destino Estados Unidos.