Buenos Aires. El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, advirtió que el país "enfrentará un tiempo complejo" debido a la delicada situación económica.

El dirigente peronista, que se impuso este domingo en las elecciones generales al presidente Mauricio Macri, participó este martes en la provincia de Tucumán (norte) de la asunción del gobernador Juan Manzur.

Allí estuvo acompañado por mandatarios provinciales y sindicalistas, en lo que constituyó su primer acto político tras el triunfo en las elecciones del domingo.

Fernández destacó que el 10 de diciembre, cuando asuma oficialmente el cargo, "empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores".

Fernández destacó que el 10 de diciembre, cuando asuma oficialmente el cargo, "empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores".

El dirigente peronista exhortó a la Argentina a "ponerse de pie y ser el país federal que todavía no se construyó".

"Vamos a enfrentar un tiempo complejo", expresó durante el acto y pidió "garantizar derechos y volver a poner en marcha la Argentina en un escenario de alto endeudamiento, que condenó a la pobreza a muchos argentinos".

Por ello, aseguró que los argentinos harán "la mejor de nuestras epopeyas: arremangarnos todos para que nadie más pase hambre en Argentina".

"Decían que no volvíamos más, pero un día volvimos, para ser mejores y para hacer una Argentina que los argentinos se merecen", remarcó Fernández, un abogado de 60 años.

Argentina, tercera economía de América Latina, enfrenta alta inflación, con desempleo de 10,6% y pobreza de 35,4%, por lo que se estima que la administración de Fernández se enfocará en buscar la recuperación productiva, el estímulo al consumo y la contención de la suba generalizada de precios.