Brasil.- El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, negó tajantemente  que los venezolanos que están refugiados en el estado fronterizo de Roraima serán devueltos a su país natal. Sin embargo, aseguró que aplicará un régimen de control para su ingreso.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, también afirmó que pretende darle una nueva dimensión al Mercosur, por considerar que el bloque está "sobrevalorado". 

"Ellos no son mercancía ni billetes para ser devueltos", enfatizó quien asumirá como presidente brasileño el próximo mes de enero. Estas declaraciones las realizó en medio de un encuentro con la prensa en Río de Janeiro. Las declaraciones de Bolsonaro se produjeron en referencia a un programa de devolución propuesto y dado a conocer por el futuro gobernador de Roraima, Antonio Denarium, colega del ultraderechista en el Partido Social Liberal (PSL).

Bolsonaro apuntó, sin embargo, a que "debe haber un régimen de control para esa gente que esta huyendo del hambre y de la dictadura, pero también hay gente que no queremos en Brasil", precisó.

El empobrecido estado de Roraima se ha convertido en los dos últimos años en la puerta de entrada de miles de venezolanos que huyen vía terrestre de la crisis e su país. Las autoridades brasileñas estiman que entre 700 y 800 venezolanos cruzan diariamente a la localidad de Pacaraima, único paso fronterizo entre Brasil y Venezuela, y uno de los municipios más pobres de Roraima.