Ciudad de Panamá. El próximo presidente de Panamá, un aficionado al fútbol americano universitario, educado en Estados Unidos, destacó la importancia de mejorar las relaciones con Estados Unidos al tiempo que señala un mayor escrutinio de la inversión de China que ha despertado preocupación en Washington.

Las autoridades electorales declararon al ex ministro de Agricultura, Laurentino "Nito" Cortizo, del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), ganador de la inesperada y cerrada votación de este domingo, con una ventaja de dos puntos sobre su rival más cercano.

"Estados Unidos es nuestro socio estratégico, nuestro principal socio estratégico", dijo Cortizo a Reuters en una entrevista antes de que los resultados salieran a la luz este domingo. "Esta relación tiene que mejorar", dijo.

La decisión del presidente saliente, Juan Carlos Varela, de establecer vínculos formales con China y firmar proyectos de infraestructura con ellos causó preocupación en EE.UU., que tiene fuertes vínculos históricos con el país centroamericano.

Los críticos dicen que algunas inversiones de China fueron acordadas de manera opaca. Cortizo dijo que había mantenido conversaciones "francas" con el embajador chino.

"Le dije: Bienvenido a Panamá, pero la relación debe ser de respeto", dijo Cortizo.

Cortizo ha dicho que revisaría un proyecto de tren de alta velocidad con China y que quería que esos proyectos de infraestructura utilizaran más trabajadores locales. "Lo que no queremos es que venga un país y nos imponga cualquier cosa", dijo a Reuters.

Cortizo ha dicho que revisaría un proyecto de tren de alta velocidad con China y que quería que esos proyectos de infraestructura utilizaran más trabajadores locales. "Lo que no queremos es que venga un país y nos imponga cualquier cosa", dijo a Reuters.

Estados Unidos supervisaron la construcción del Canal de Panamá a principios del siglo XX y no cedieron formalmente el control de la vía fluvial hasta fines de 1999.

Cortizo tiene estrechos vínculos con EE.UU., y sus hijos tienen pasaportes estadounidenses.

Después de estudiar en Texas, trabajó para la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington. Allí conoció a su futura esposa, Yazmin Colón, nativa de Puerto Rico que estudiaba literatura.

La pareja tiene dos hijos, dos nietos y dos perros.

Pero el apasionado fanático del fútbol americano que viaja al norte para ver la Universidad de Texas Longhorns, dijo que EE.UU. necesitaba ser más cuidadoso en Centroamérica.

Fue en interés de Washington, dijo Cortizo, ayudar a impulsar el comercio y la inversión en la región, o arriesgarse a alentar a China a construir un punto de apoyo aún más sólido.

A pesar de sus estrechos vínculos con Estados Unidos, Cortizo ha tenido sus diferencias en el pasado.

En 2006, renunció como ministro de agricultura durante el gobierno del presidente Martin Torrijos, argumentando que un acuerdo de libre comercio de Estados Unidos obligaría a Panamá a ignorar sus propias normas de salud alimentaria.

"Cuando decidió abandonar el gobierno, fue difícil de entender", dijo Samuel Lewis, ex vicepresidente y amigo de Cortizo.

"Pero fue una decisión bien informada, y eso es respetable".

 

"Conciliador". Políticos, colegas, amigos y familiares, todos dicen que Cortizo, de 66 años, que se desempeñó en dos períodos en el Congreso de 1994 a 2004 y fue presidente de la legislatura de 2000 a 2001, tiene la habilidad de reunir equipos que funcionen de manera efectiva.

"Nito Cortizo es un conciliador, y esto será importante en el momento en que tenga que unir a los panameños para resolver los problemas que enfrentamos", dijo Juan Carlos Navarro, un antiguo rival dentro del PRD y ex alcalde de la Ciudad de Panamá.

Aún así, los adversarios políticos se preocupan de que Cortizo busque concentrar demasiado poder.

El empresario Mario Martinelli, hermano del ex presidente Ricardo Martinelli y partidario del principal rival de Cortizo, llamó amigo al líder, pero dijo que Panamá no quería un sistema en el que el presidente fuera demasiado dominante.

Cortizo, dijo, tendía a ser "dominante".

El nuevo presidente tendrá que lidiar con la crisis económica y política en Venezuela, lo que provocó que decenas de miles de venezolanos buscaran trabajo en la economía dolarizada de Panamá, creando descontento entre los panameños que temen por sus empleos.

Un partidario del líder opositor venezolano Juan Guaido, dijo que Cortizo ha instado a una resolución negociada de la crisis.

La pobreza fue un tema dominante en la campaña electoral, y Cortizo dice que mejorará el suministro de agua y la atención médica en la economía de más rápido crecimiento de América Central.

Al mismo tiempo, se ha comprometido a limpiar el gobierno y reprimir la malversación de fondos públicos.

El próximo presidente debe asumir el cargo el 1 de julio.