Asunción. El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ha ordenado este miércoles llevar a cabo una auditoría de la función pública para hacer una "reingeniería" si es necesario, con el fin de garantizar que acaba con la "burocracia parásita".

Abdo Benítez ha reaccionado así al escándalo en la Entidad Binacional Yacyretá, creada por Paraguay y Argentina para gestionar un complejo hidroeléctrico conjunto. Ocho funcionarios han sido expulsados por recibir beneficios "indebidos" y hay más de 80 investigados por faltas administrativas.

"Aquel funcionario que percibe un salario y no cumple ninguna función y, peor aún, que ni asiste a su lugar de trabajo, está deshonrando la oportunidad que tiene y más en una binacional, donde es un privilegio trabajar por los salarios que tienen", ha dicho.

Para Abdo Benítez, "es casi una obligación moral hacer que cada funcionario público que recibe un salario cumpla una función" y, con este fin, ha ordenado "que se haga un estudio de toda la burocracia pública" para llevar a cabo "una reingeniería (...) en el caso de que haya mayor cantidad de recursos humanos de los que necesite la institución".

El mandatario ha defendido que al acabar con "la burocracia parásita" se podrá destinar ese dinero a otras políticas públicas, señalando a las necesarias reformas en colegios y hospitales, según informa el diario paraguayo 'ABC Color'.

Interrogado sobre la posible oposición dentro de su propia formación, el Partido Colorado, a una reforma de la administración pública que podría dejar a miembros y simpatizantes sin trabajo, ha contestado que entonces "dejan de tener autoridad moral para erigirse en líderes de gente que ni siquiera cumple con su función recibiendo un salario digno".