Asunción. El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, presentó este lunes, ante el pleno del Congreso Nacional y con la presencia de autoridades de los tres poderes del Estado, su primer informe de gestión desde que asumió en agosto de 2018.

En la ocasión, el mandatario resaltó los principales avances en los primeros meses de su gestión, sobre todo en términos del fortalecimiento de las instituciones democráticas, el combate al crimen organizado transnacional, la inversión en salud y las relaciones internacionales.

Reconoció igualmente problemas que afronta el país sudamericano en áreas clave como economía, salud, educación y seguridad, y prometió mejorar en los próximos años de su gobierno, "haciendo el mayor de los esfuerzos para dejar un país mejor".

Uno de los puntos centrales en el informe presidencial fue lo relativo a la seguridad, destacando la lucha implacable para combatir al narcotráfico, lo cual se tradujo en la expulsión de más de un centenar de criminales extranjeros y golpes millonarios a la delincuencia organizada transnacional.

El mandatario paraguayo resaltó como un logro histórico la absolución de Paraguay en la demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Al referirse a las fallas, reconoció la desaceleración económica del país, que según dijo, fue como efecto inevitable del factor climático y la situación financiera de los países de la región, pero recordó que se implementó una medida de reactivación inmediata.

Al referirse al fortalecimiento institucional, Abdo Benítez mencionó el proceso de selección y designación de los nuevos ministros de la Corte Suprema de Justicia, en un marco de respeto hacia la labor de los distintos poderes del Estado.

En cuanto a la salud, significó la inversión en infraestructura, el aumento de la cobertura en salud preventiva, el fortalecimiento de las Unidades de Salud Familiar y el aumento gradual de camas de terapia intensiva.

También resaltó el ámbito de la conectividad internacional, en la que mencionó la construcción de dos nuevos puentes con Brasil y la apertura de un nuevo paso fronterizo con Argentina a través de la represa de Yacyretá.

En lo que respecta a las entidades binacionales, destacó la cancelación de la deuda de Yacyretá por parte de Argentina, y prometió el uso del 100% de la energía producida por ambas hidroeléctricas.

Otros puntos destacados fueron: las oportunidades laborales, impulso y modernización de la agricultura familiar, apoyo a mujeres emprendedoras y la primera infancia, programas de asistencia social, reforma agraria, viviendas sociales, apuesta a la tecnología y transformación educativa.

Al referirse a las fallas, reconoció la desaceleración económica del país, que según dijo, fue como efecto inevitable del factor climático y la situación financiera de los países de la región, pero recordó que se implementó una medida de reactivación inmediata.

También admitió la falta de insumos y medicamentos en los hospitales públicos, la emergencia de infraestructura educativa y la inseguridad ciudadana en las calles.