Lima. El presidente de Perú, Martín Vizcarra, dijo estar preparado y dispuesto a enfrentar cualquier reacción de los sectores políticos que buscan mantener el status quo actual, por lo cual se oponen a la reforma política propuesta por su gobierno.

En declaraciones a la prensa, dijo que esos sectores políticos no quieren ningún cambio porque buscan mantener ciertos privilegios.

“Nosotros estamos dispuestos a enfrentar cualquier reacción, sabemos que no es fácil, sabemos que cuando queremos hacer cambios o reformas estructurales hay gente que quiere mantener el estatus quo, hay mucha gente que quiere que nada cambie”, manifestó desde Yungay, región Áncash, a donde viajó para asistir a la ceremonia de homenaje a las víctimas del terremoto de 1970.

Consultado respecto a un posible “contrataque” de Fuerza Popular tras la cuestión de confianza que planteó al Parlamento, subrayó que dichos sectores, cuando sienten que sus privilegios son afectados, “reaccionan, contraatacan y acusan”.

A pesar de ello, aseguró que no cejará en su determinación de impulsar las reformas que su gobierno considera prioritarias como cambios en la inmunidad parlamentaria, impedir la postulación de sentenciados y transparentar el dinero usado en las campañas políticas, entre otras, temas materia del citado pedido de confianza.

Vizcarra afirmó que insistirá en impulsar las reformas que su gobierno considera prioritarias como cambios en la inmunidad parlamentaria, impedir la postulación de sentenciados y transparentar el dinero usado en las campañas políticas.

“Estamos dispuestos a enfrentar cualquier medida que sea en ese sentido porque estamos obrando buscando la mayor corrección en cada uno de nuestros actos, cumpliendo la ley y la Constitución escrupulosamente”, manifestó. 

Vizcarra recordó que cumplir la ley y la Constitución es un requisito fundamental de todas las acciones del gobierno.

“Nadie puede decir que este presidente y gobierno está sacando la vuelta a la ley, de ninguna manera (…) estamos obrando por convicción”, subrayó.

En ese marco, consideró que los adversarios políticos del gobierno no tienen ningún elemento para acusarlo de actos de corrupción.

Dijo que, si hubiera alguna denuncia respecto a un acto irregular, ya sería de conocimiento público, y recordó que todas las investigaciones fiscales abiertas a su gestión como gobernador de Moquegua han sido archivadas.

No obstante, informó que el mes pasado un fiscal reabrió una investigación en su contra y detalló haber expresado total disposición a someterse a dicho proceso obviando la inmunidad que lo protege como Presidente de la República.

En Yungay, ubicada en la sierra de Áncash, Vizcarra participó en el simulacro nacional de sismo y tsunami.