Quito. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos cerró el pedido de medidas cautelares solicitadas por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por lo que tendrá que seguir cumpliendo con las nuevas reglas a su asilo impuestas por Ecuador, dijo la Procuraduría del país andino.

Los abogados de Assange realizaron el pedido de las medidas ante la CIDH argumentando la existencia de "un potencial riesgo" a su situación en la embajada ecuatoriana en Londres por las condiciones que regulan su asilo concedido en el 2012.

"La CIDH comunicó su decisión de cerrar el expediente de solicitud de medidas cautelares solicitadas por Julian Assange", explicó la Procuraduría en un comunicado difundido a última hora de este martes.

"La decisión se fundamentó en que la solicitud planteada por Assange no cumplió con los requisitos de gravedad, urgencia y daño irreparable previstos en el artículo 25 del Reglamento de la CIDH", añadió.

Los jueces ecuatorianos negaron el pedido de Assange de dejar sin efecto las nuevas reglas, por lo que el australiano acudió al organismo internacional.

El abogado de Assange no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios.

Ecuador impuso estas reglas desde el año pasado para regular las visitas a Assange, sus gastos médicos y facturas y el cuidado de su mascota, lo que fue calificado como una violación a sus derechos humanos y llevó a sus abogados a presentar una demanda en contra del Estado ecuatoriano en tribunales locales.

Los jueces ecuatorianos negaron el pedido de Assange de dejar sin efecto las nuevas reglas, por lo que el australiano acudió al organismo internacional.

El Gobierno ecuatoriano ha dicho que el incumplimiento de las reglas llevaría a un potencial retiro del asilo.

"Con esta decisión se mantiene vigente el Protocolo Especial de Visitas, Comunicaciones y Atención Médica, mismo que garantiza los derechos del asilado", concluyó el comunicado.

Assange se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar acusaciones por la supuesta violación de dos mujeres en Suecia, cuyas autoridades judiciales desecharon luego la investigación. Sin embargo, tiene que enfrentar cargos en Londres por haber incumplido las condiciones de una fianza.