Lima. Planes de traer vacunas anti COVID-19 a Perú "cueste lo que cueste", de tomar el control la producción de oxígeno medicinal y de relajar restricciones para reactivar la economía destacaron en el primer debate oficial de candidatos presidenciales a menos de dos semanas de las elecciones en la nación andina.

El debate, en el que participaron seis de los 18 postulantes y fue transmitido por la televisión, tuvo la noche del lunes como mayores protagonistas a las dos únicas mujeres de la contienda: la izquierdista Verónika Mendoza y la derechista Keiko Fujimori, según las redes sociales y medios locales.

Según las últimas encuestas, hasta seis aspirantes tienen chance para dirigir el país de cara a los comicios del 11 de abril, aunque todo indica ante el escaso apoyo a cada uno de ellos que el proceso se definirá en un balotaje el 6 de junio.

El populista Yonhy Lescano, que participará este miércoles en una tercera jornada del debate, se mantiene como líder en los sondeos electorales con entre 11% y 14% de apoyo.

Mendoza prometió en el debate instalar 1.000 centros de salud con concentradores de oxígeno medicinal y dijo que de ser necesario tomará el "control temporal de la producción y distribución" de este insumo clave para los pacientes COVID.

"Mientras Fujimori plantea reactivar la economía sacando a la gente a la calle con total irresponsabilidad para que pongan en riesgo su saludo y su vida, nosotros entendemos que este es el momento de que el gobierno apoye a las familias a sostenerse y a poder reactivar la economía", afirmó la candidata.

 

En replica, Fujimori -hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori-, dijo que su oponente no "escucha a la gente" que busca trabajo y que cambiaría los protocolos de salud y flexibilizaría el horario laboral para generar más empleo.

"Las cuarentenas han sido un fracaso, de nada sirvió el esfuerzo de millones de peruanos de quedarnos en casa cuando el gobierno no cumplió con repotenciar la salud", dijo Fujimori.

Oxígeno y vacunas. Perú impuso una estricta cuarentena durante la mayoría de meses del 2020, cuando la economía cayó un 11,12%, el peor registro en tres décadas. Aún se mantienen restricciones en algunas actividades en el pico de una segunda ola de la pandemia con 1,5 millones de contagios y más de 50.00 muertos.

Pese a sus diferencias ideológicas, Mendoza y Fujimori coincidieron en cargar contra el exfutbolista George Forsyth -líder el año pasado los sondeos electorales- quien había atacado a ambas en el tema de seguridad cuidadana durante el debate.

"Si seguimos votando por lo mismo de siempre, tenemos la inseguridad de siempre, hoy les digo a los delincuentes: conmigo se acabó la fiesta", manifestó Forsyth, quien fue alcalde de un barrio pobre de Lima y desde donde realizaba mediáticas redadas policiales contra el crimen organizado en su comuna.

 

Uno de los que sorprendió fue el candidato y excomentarista deportivo Alberto Beingolea, del Partido Popular Cristiano, que se enfrascó en un duelo con Mendoza y planteó la participación de privados para ayudar en la compra "rápida" de vacunas, en medio de la llegada a cuentagotas de las inoculaciones.

En otro momento del debate, el candidato César Acuña, del partido de centro derecha Alianza por el Progreso, prometió derrotar la pandemia en "un primer año" de Gobierno.

"Voy a hacer tres cosas: primero voy a traer la vacuna cueste lo que cueste; segundo voy a instalar una planta de oxígeno en todos los distritos del Perú; y mejorar las postas y centros de salud, tu seguridad es mi responsabilidad", afirmó Acuña que figura muy abajo en las encuestas electorales.

La propuesta parece tarea difícil teniendo en cuenta que Perú, de casi 33 millones de habitantes, tiene 1.874 distritos.