Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que se celebrará una lotería nacional para sortear el avión presidencial, después de intentar en vano vender una aeronave que el Gobierno mexicano estima en US$130 millones.

Así, "después de análisis, reflexiones y consultas", el Ejecutivo ha concluido que lo mejor es rifar el avión, "para no tener problemas de tiempo y que puedan participar todos los mexicanos que quieran ayudar", en palabras de López Obrador, según el diario 'Milenio'.

El presidente, que hasta ahora solo había aludido a esta lotería como una posibilidad, ha explicado este viernes en rueda de prensa que se habilitarán seis millones de décimos a 500 pesos (US$26,8) cada uno. Si se vendiesen todos los números, el Gobierno recaudaría 3.000 millones de presos (más de US$160 millones).

Además del avión, las autoridades pondrán en juego un centenar de premios de 20 millones de pesos (más de US$1.07 millones). El objetivo es recaudar el máximo dinero posible para "comprar más equipos médicos" para la sanidad pública mexicana, ha subrayado López Obrador, que ha apelado a la colaboración ciudadana.

El sorteo, organizado por la Lotería Nacional, será el próximo 15 de septiembre durante los festejos del Día de la Independencia del país, pero aunque en el boleto aparece la imagen del avión presidencial, los ganadores no se llevarán el aparato, símbolo de las prácticas “faraónicas” de sus antecesores, según López Obrador.

El sorteo, organizado por la Lotería Nacional, será el próximo 15 de septiembre durante los festejos del Día de la Independencia del país, pero aunque en el boleto aparece la imagen del avión presidencial, los ganadores no se llevarán el aparato, símbolo de las prácticas “faraónicas” de sus antecesores, según López Obrador.

El mandatario mexicano ha defendido que quien participe en esta rifa, convocada para el 15 de septiembre, estará ayudando al país a pasar página de los problemas heredados de "gobiernos faraónicos". La venta estará abierta a partir del 1 de marzo.

El avión es un Boeing 787 Dreamliner, que fue usado por el expresidente Enrique Peña Nieto, y está tasado actualmente en unos US$130 millones.

Con la rifa, que incluye la distribución de 6 millones de números o “cachitos” de 500 pesos cada uno, se obtendrán 3.000 millones de pesos, una cantidad superior en 500 millones de pesos al valor en el que está tasada la aeronave, que duerme desde hace meses en un hangar en California, Estados Unidos.

El restante servirá para pagar el mantenimiento durante el tiempo en el que el mandatario buscará conseguir su meta de deshacerse de la aeronave, equipada con sala de juntas, cama “king-size” y un baño de mármol.

La venta del avión, junto con la de otras 70 aeronaves, es una promesa de campaña del presidente, quien viaja en vuelos comerciales pregonando una política de austeridad en el país de unos 126 millones de habitantes, de los cuales cerca de la mitad vive en la pobreza.

* Con información de Europa Press y Reuters.