Bogotá. El ex presidente colombiano Juan Manuel Santos, firmante del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, pidió este jueves que el Estado mantenga su compromiso con los excombatientes que siguen comprometidos con el proceso y "reprimir" a desertores como alias "Iván Márquez" que anunció que vuelve a las armas.

"El 90% de las FARC sigue en el proceso de paz. Hay que seguirles cumpliendo. A los desertores hay que reprimirlos con toda contundencia. La batalla por la paz no se detiene!", escribió en su cuenta de Twitter. 

Más temprano este jueves, Iván Márquez, ex número dos de la disuelta guerrilla de las FARC anunció que su grupo guerrillero retomaba sus actividades bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión".

En su manifiesto, Márquez afirma que Santos "juró con impostada voz de Nobel de Paz que no cambiaría ni una sola coma de lo pactado, que cumpliría lo firmado de buena fe y que no nos iba a poner conejo (escamotear)".

"Pero ni siquiera se atrevió a titular tierras a los campesinos que han vivido en ella por décadas siendo algo tan sencillo como el agua", agregó.

ELN saluda regreso a las armas de disidentes de las FARC. Alias "Uriel", señalado por las autoridades colombianas como cabecilla de uno de los frentes más activos del ELN, con presencia en el departamento del Chocó (oeste de Colombia), saludó este jueves el regreso a las armas de los  líderes disidentes de las FARC.

"Saludamos el pronunciamiento de (Iván) Márquez, (Jesús) Santrich, El Paisa y demás compañeros que se reintegran esta forma de resistencia popular", aseguró el comandante guerrillero en un video difundido por redes sociales.

"Uriel" consideró que "las vías legales para las transformaciones profundas de la sociedad están cerradas", por lo que afirma que "la resistencia armada para transformar la realidad" es la alternativa.