Washington. El secretario de Defensa de Estados Unidos Jim Mattis, un general retirado de la Infantería de Marina conocido por ser una fuerza estabilizadora en el gabinete de Donald Trump, dejará su trabajo a fines de febrero, informó este jueves el mandatario.

Su partida se había anticipado cuando Trump anunció este miércoles que retiraría las tropas estadounidenses de Siria, a pesar de la oposición de los aliados de Washington y los principales oficiales militares de su país.

Mattis dijo en su carta de renuncia que abandona el cargo para que Trump tenga un jefe de Defensa cuyos puntos de vista estén más alineados con los suyos.

El mandatario sostuvo que nominará pronto al sucesor de Mattis, quien se une a una larga lista de funcionarios de alto rango que han renunciado o han sido destituidos desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

El Gobierno del republicano ha tenido la mayor rotación de personal de alto nivel de los últimos cinco presidentes, según el grupo de estudios Brookings Institution.