Rio de Jainero.- El nuevo gobierno de Jair Bolsonaro, que asumirá las riendas de Brasil este martes, representa "el deseo de cambio de una sociedad y un Ejecutivo diferente", afirmó el exministro brasileño Thomas Traumann.

"Con Bolsonaro nada será como antes", aseguró Traumann, ministro de Comunicación durante el gobierno de Dilma Rousseff, en una conferencia en Río de Janeiro en la que analizó la nueva composición y los retos de la administración que gobernará Brasil entre 2019 y 2022.

Agregó que el Brasil que salió de las urnas en las elecciones de octubre "mostró el deseo de una sociedad de tener un gobierno diferente. Bolsonaro fue elegido para cambiar Brasil, no solamente para gobernar".

"Su Ejecutivo será un proyecto de transformación cultural del cotidiano de los brasileños, con foco en el nacionalismo, en el antipetismo, en el combate a la corrupción, con una seguridad pública mucho más fuerte", comentó.

Otra característica del nuevo gobierno brasileño, según Traumann, será "la guerra cultural" contra las políticas que hubo en Brasil en las últimas dos décadas.

Otra característica del nuevo gobierno brasileño, según Traumann, será "la guerra cultural" contra las políticas que hubo en Brasil en las últimas dos décadas. Una de las principales figuras del nuevo gobierno será el ministro de Economía, Paulo Guedes, el encargado de presentar e introducir a Bolsonaro entre las élites económicas del país.

Una de las principales figuras del nuevo gobierno será el ministro de Economía, Paulo Guedes, el encargado de presentar e introducir a Bolsonaro entre las élites económicas del país.

"Bolsonaro por sí sólo era un candidato con un radio limitado de acción. Quien lo llevó para conversar con personas importantes del mercado financiero, para dar al establishment confianza, fue Paulo Guedes, persona fundamental en este gobierno", explicó.

Bienvenido capital extranjero.- Una de las características del nuevo gobierno es que "el capital privado extranjero será bienvenido en proyectos de infraestructura y privatizaciones", agregó.

 Traumann recordó que los gobiernos militares "cerraron el país entre 1964 y 1985, lo convirtieron en un país casi xenófobo, con el argumento de que Brasil debía ser autosuficiente, hacer muchas empresas estatales, algo que aún existe en la mentalidad brasileña".

"Ahora, el capital extranjero será bienvenido, y esto es un cambio muy importante en la inteligencia militar brasileña en los últimos años, es mucho más pragmática, a pesar del histórico de votaciones de Bolsonaro en el Congreso totalmente nacionalistas", comentó.

Traumann afirmó que las principales virtudes del Ejecutivo son "una alta expectativa popular, con cerca de un 60 por ciento de aprobación; la ampliación del electorado con la incorporación de Guedes y Sergio Moro; una comunicación directa con los electores a través de las redes sociales".

"Una de sus principales misiones será recuperar la reputación de las Fuerzas Armadas, algo que queda demostrado con el poder que tendrán los militares, que además de la vicepresidencia, tendrán siete ministros en el nuevo gobierno", explicó.

Una de las particularidades de la nueva administración, en opinión del exministro, será "que la familia es el núcleo de poder, algo que desde Getulio Vargas (1951-54) no sucedía".

"Con Getulio Vargas su hija era la secretaria del gobierno. Los hijos de Bolsonaro tienen más autonomía, pero no está claro cómo funcionará, tienen tendencia a entrometerse demasiado en el gobierno y ya ha habido discusiones con otros miembros del gobierno con esto", explicó.

Traumann prevé en el nuevo gobierno "una política externa amateur, como se vio con la foto del hijo de Bolsonaro en Estados Unidos con una gorra de Trump; un estilo autoritario y voluntarioso: es un gobierno que quiere hacer muchas cosas, pero necesitará un tiempo hasta acostumbrarse".

Gobernar en el parlamento.- El frente político es otra preocupación para Traumann, quien avista inconvenientes con el Legislativo. 

"El núcleo político (en el gobierno), serán Onyx Lorenzoni (ministro de la Casa Civil) y Gustavo Bebianno (Secretario general del Gobierno). Sin duda, el núcleo político es el más débil y el más preocupante, porque no han logrado hasta ahora la articulación política necesaria para que el gobierno logra imponer sus planes en el Congreso", reseñó.

El exministro también identificó entre las debilidades de la futura administración la larga lista de tareas que tiene pendientes.

Existe "un exceso de prioridades, economía, justicia, seguridad pública, moral, educación agricultura, que son demasiadas cosas por hacer sin establecer aún las prioridades".

Agregó a la lista de puntos débiles "la inexperiencia del equipo económico y de varios ministros en la maquinaria pública; la debilidad del equipo político para negociar en el Congreso y la falta de apoyo que se entreve para aprobar varias medidas importantes en la Cámara de Diputados".

En el lado opuesto, Traumann ve como oportunidades "unas mejores relaciones con los Estados Unidos y acabar con la ideología en las relaciones exteriores; poder aprobar la reforma de la Seguridad Social, que hará subir considerablemente la economía brasileña en los próximos años".

Además, el exministro resaltó entre las posibilidades "una agenda de privatizaciones que aprovechará lo que ya fue hecho por Temer, (Bolsonaro y sus ministros) no empezarán de cero y utilizarán varios procesos de privatización ya en marcha, reinventando proyectos, algo que puede ser muy positivo".

Jair Bolsonaro se convertirá este martes en el 38º presidente de Brasil, sustituyendo en el cargo a Michel Temer, quien ocupa la Presidencia desde mayo de 2016, cuando el Congreso destituyó a la presidenta electa, Dilma Rousseff, por supuestas irregularidades.