Londres.- Luego de la votación a puertas cerradas en el Palacio de Westminter, el Partido Conservador de Reino Unido finalmente le dio su voto de confianza a la primera ministra británica, Theresa May, que luego de un discurso en el que se comprometió a no postularse nuevamente como líder de su partido logró convencer a 200 conservadores, cantidad suficiente para continuar a cargo de Gran Bretaña y finalizar el proceso del brexit.

La primera ministra Theresa May consiguió este miércoles un voto de confianza en su liderazgo de parlamentarios del Partido Conservador, pero 117 de sus legisladores dijeron que ya no era la líder adecuada para implementar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Los críticos euroescépticos del acuerdo dentro de su propio partido habían presentado una moción de censura sobre su liderazgo el martes, horas después de que regresó de conversaciones con líderes europeos en las que buscó obtener garantías para su propuesta de acuerdo para el Brexit.

El Brexit es la decisión política y económica más importante de Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial. El resultado final dará forma a la economía británica, tendrá consecuencias de largo alcance para la unidad del Reino Unido y determinará si Londres puede mantener su lugar como uno de los dos principales centros financieros mundiales.

Tras su victoria, la primera ministra no podrá ser sometida de nuevo a una moción de confianza por su propio partido en un año, aunque sí podría afrontar una moción de censura contra su Gobierno por parte de la oposición laborista.

Desde que se desencadenó formalmente el proceso del Brexit en marzo de 2017, May ha buscado una manera de mantener a Reino Unido vinculada con la UE después de la salida.

Tras su victoria, la primera ministra no podrá ser sometida de nuevo a una moción de confianza por su propio partido en un año, aunque sí podría afrontar una moción de censura contra su Gobierno por parte de la oposición laborista.

Lo que viene. Aunque líderes europeos ya le indicaron que no habrá nuevas negociaciones sobre el brexit, la jefa de Gobierno británica aún trata de lograr nuevas concesiones para facilitar la aprobación del texto. En particular, busca clarificaciones que satisfagan a los euroescépticos descontentos con el mecanismo de salvaguarda para evitar una frontera en Irlanda del Norte.

Esa facción de los "tories", que activó la moción de confianza contra May, temen que esa cláusula deje al Reino Unido integrado en las estructuras comunitarias europeas durante años, por lo que exigen a la primera ministra la certidumbre de que no será una solución indefinida.

* Con información de Reuters y DW.