Washington. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este lunes que no busca guerras con ningún país en medio de las acusaciones de Washington contra Irán por estar supuestamente detrás de los ataques contra instalaciones petroleras de Arabia Saudí.

"¿Quiero guerra? No quiero guerra con nadie", declaró Trump a los periodistas en la Casa Blanca al ser preguntado si deseaba ir a la guerra con Irán después de que voceros de su administración responsabilizasen a la República Islámica de los ataques contra instalaciones de la petrolera estatal saudí Aramco que han reducido a la mitad la producción de crudo del país.

En respuesta a si Irán estaba detrás de los ataques, Trump afirmó que es "lo que parece en este momento", distanciándose así del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien el sábado aseguró que Irán estaba detrás del "ataque sin precedentes".

"Tenemos que descubrir definitivamente quién lo hizo. Tenemos que hablar con Arabia Saudí", dijo Trump.

Añadió que Pompeo y otros "irán a Arabia Saudí en el mismo punto" para discutir el incidente.

Múltiples voces han mostrado su temor de que este aumento de la tensión cause un conflicto militar en el golfo Pérsico entre Irán y Estados Unidos o Arabia Saudí.

Irán ha rechazado con firmeza las acusaciones de EE.UU. y las ha calificado de "infundadas" y de ser "mentira".

Los ataques contra las instalaciones saudíes han agravado la ya de por sí tensa situación en el Medio Orienta debido a la política estadounidense de máxima presión sobre Irán, que incluye la prohibición total de comercio de petróleo.

Múltiples voces han mostrado su temor de que este aumento de la tensión cause un conflicto militar en el golfo Pérsico entre Irán y Estados Unidos o Arabia Saudí.

En sus declaraciones de este lunes, Trump subrayó también que la vía diplomática no se ha agotado en lo que respecta a Irán.

"No se ha agotado. Nada se ha agotado. Veremos lo que pasa", afirmó.