Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este lunes a los congresistas que aprueben una ley que exija estrictas revisiones de antecedentes para las compras de armas de fuego, tras dos tiroteos masivos durante el fin de semana en Texas y Ohio que dejaron 29 muertos.

Trump, que tiene previsto hacer declaraciones en la Casa Blanca más tarde en la mañana, tuiteó que "republicanos y demócratas deben unirse y lograr estrictas revisiones de antecedentes, uniendo quizás esta legislación con una reforma migratoria desesperadamente necesitada".

"No dejaremos que quienes fallecieron en El Paso, Texas; y el Dayton, Ohio, hayan muerto en vano. Al igual que aquellos que resultaron gravemente heridos", declaró el mandatario republicano en Twitter.

Este sábado, un hombre mató a tiros a 20 personas en un local de la cadena Walmart en El Paso, en un crimen que según autoridades habría sido motivado por odio racial.

Apenas 13 horas antes, otro sujeto abrió fuego en el centro de Dayton, en Ohio, causando la muerte de nueve personas. Decenas resultaron heridos en ambos ataques.

"No hay lugar para el odio". Trump dijo el domingo que "no hay lugar para el odio" en Estados Unidos, y añadió: "Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años", en referencia a los tiroteos masivos, una lacra que regularmente sacude el país.

"Ya hemos hecho mucho, pero quizás tengamos que hacer más", reconoció el mandatario antes de decir que las dos masacres revelan "un problema de enfermedad mental", un argumento que regularmente esgrimen los republicanos para contrarrestar las voces que exigen una regulación más estricta del mercado de armas de fuego. 

*Con información de Reuters y DW.