Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este domingo que las verificaciones de antecedentes de los compradores de armas no habrían evitado la reciente violencia con armas de fuego, justo en momentos en que el país lidiaba con otro tiroteo masivo.

Un hombre armado cerca de Odessa, Taxas, mató a siete personas e hirió a otras 21 este sábado. Aún no estaban claros los motivos del hecho.

Trump hizo los comentarios a periodistas en la Casa Blanca después de regresar a Washington desde Camp David. El presidente afirmó que estaría trabajando con demócratas y republicanos en la legislación sobre armas cuando el Congreso retome sus trabajos este mes.

"Francamente, creo que el Congreso tiene mucho que pensar. Han estado haciendo mucho trabajo", aseguró el mandatario. "Creo que verán aparecer algunas cosas interesantes".

Más tarde, durante su asistencia a una reunión informativa de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias debido al huracán Dorian, Trump comentó que está comprometido a encontrar maneras para "reducir sustancialmente" la frecuencia de tiroteos masivos al mantener las armas fuera del alcance de personas peligrosas, imponer sanciones más severas para delitos relacionados y aumentar los servicios de salud mental.

Este año, la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó un proyecto de ley que pide la verificación de antecedentes en cada compra de armas de fuego, incluidas las ventas en ferias de armas, que actualmente están exentas. Pero la medida no ha pasado por una votación en el Senado, que está bajo control de los republicanos.

Trump dijo en la Casa Blanca que "en la mayor parte, por fuerte que se haga la verificación de antecedentes, no habrían detenido nada de esto".

En agosto, un hombre armado mató a 22 personas e hirió a otras 24 en El Paso, Texas, mientras que otro atacante mató a nueve e hirió a 27 en Dayton, Ohio.

Tras los tiroteos en El Paso y Dayton, Trump mostró inicialmente una disposición a respaldar más controles de antecedentes sobre los compradores de armas, pero desde entonces parece haberse alineado más estrechamente con los grupos de presión en favor de la tenencia, que se oponen a cualquier aumento de las restricciones.