Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió este miércoles las conversaciones con los líderes de los demócratas en el Congreso y exigió a los congresistas demócratas poner fin a sus "falsas investigaciones" antes de reanudar las conversaciones.

"Desde el principio dije que probablemente no sea posible avanzar por dos caminos. Se puede recorrer el camino de la investigación o se puede recorrer el camino de la inversión. Recorreremos un camino a la vez", dijo Trump a los reporteros en el Jardín de  las Rosas de la Casa Blanca después de que la reunión terminó abruptamente.

Hoy con anterioridad, después de una reunión a puerta cerrada con todos los demócratas de la Cámara de Representantes, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, dijo que los demócratas de la Cámara "creen que el presidente de Estados Unidos participa en un encubrimiento".

"No hago encubrimientos", respondió Trump en sus comentarios.

En cuanto al plan bipartidista inicial para gastar US$2 billones en infraestructura, Trump afirmó haber dicho a Pelosi y a Schumer que "no pueden hacerlo en estas circunstancias. Así que concluyan estas falsas investigaciones".

Trump dijo que quedó consternado al enterarse de que Pelosi convocó a un encuentro con los demócratas antes de la reunión sobre infraestructura para "conversar sobre la palabra con i", una referencia a la primera letra de la palabra "impeachment" o juicio político en inglés.

En cuanto al plan bipartidista inicial para gastar US$2 billones en infraestructura, Trump afirmó haber dicho a Pelosi y a Schumer que "no pueden hacerlo en estas circunstancias. Así que concluyan estas falsas investigaciones".

Chuck Schumer, líder de la minoría en el Senado, dijo que Trump estaba preparado para terminar rápido la reunión.

"Ver lo que ocurrió en la Casa Blanca los dejaría con la boca abierta", dijo Schumer después. "Es claro que esta no fue una acción espontánea de parte del presidente. Estuvo planificado".

Los líderes demócratas de la Cámara enfrentan una creciente presión para iniciar procedimientos de juicio político contra Trump, lo que ha elevado las tensiones partidistas en Washington.