Ayacucho. Hace unos 40 años, la nieve que alguna vez cubría las montañas de los Andes cerca de la ciudad peruana de Ayacucho comenzó a desaparecer, por lo que el agua comenzó a ser escasa para más de 200.000 personas en la región centro-sur, la mayoría de ellas de la comunidad indígena quechua.

"Teníamos que racionar el agua. Algunos años teníamos agua sólo por dos horas al día", dijo Dersi Zevallos, coordinadora de la Superintendencia Nacional de Servicios y Saneamiento de Perú (SUNASS).

Tiempo después, las hermanas quechuas Magdalena y Marcela Machaca, ambas ingenieras agrícolas, encontraron una solución al mirar al pasado. Construyeron embalses en las montañas para cosechar y "cultivar" el agua de lluvia, de la misma manera que lo habían hecho sus antepasados.

El cambio climático ha llevado condiciones cada vez más secas a las comunidades de los Andes peruanos, según muestran los datos.

En 1984 en Ayacucho cayeron cerca de 130 centímetros de agua de lluvia, según SUNASS. Ahora la ciudad recibe solo la mitad de esa lluvia cada año.

Sally Bunnings, experta en gestión del agua de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), dijo que el impacto del cambio climático en los glaciares de montaña, que se derriten a medida que aumentan las temperaturas globales, representa una amenaza para las comunidades de gran altitud.

Los glaciares, otra fuente de agua para los quechuas, también se han visto afectados por el alza de las temperaturas.     

En todo Perú, los glaciares perdieron casi el 30% de su área entre 2000 y 2016, según un estudio publicado en septiembre pasado en la revista de geociencias The Cryosphere.

"El clima es un ser vivo para nosotros", dijo Marcela a la Fundación Thomson Reuters. "Y últimamente ha estado actuando un poco loco".

Para ayudar a hacer frente a la situación, los reservorios artificiales en la cima de las montañas, que los lugareños llaman lagunas, capturan y almacenan agua durante la temporada de lluvias de noviembre a febrero, explicó Marcela durante un recorrido por una reserva que ella y su hermana construyeron.

En la estación seca, el agua se filtra a través del suelo para alimentar los ríos y acuíferos utilizados por las autoridades locales para proporcionar agua a los residentes y granjas.

"Las lagunas juegan el papel que solían jugar las cumbres congeladas", dijo Marcela.

El pueblo quechua considera que los depósitos son sagrados, señaló. "Nuestras comunidades son las protectoras del agua y estamos orgullosas de eso", agregó.

Las hermanas construyeron su primer embalse en 1995 a través de su organización, la Asociación Bartolomé Aripaylla, que utiliza los conocimientos tradicionales para ayudar a las comunidades indígenas a mejorar sus actividades económicas.    

Desde entonces, han construido más de 120, que en conjunto proporcionan a Ayacucho más de 130 millones de metros cúbicos de agua para uso humano y agrícola.

Sally Bunnings, experta en gestión del agua de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), dijo que el impacto del cambio climático en los glaciares de montaña, que se derriten a medida que aumentan las temperaturas globales, representa una amenaza para las comunidades de gran altitud.

Deben seguir el ejemplo quechua de tratar de usar los recursos hídricos de la manera más eficiente posible, agregó.

"Desde una edad temprana, deberían aprender a (reconocer) y prevenir los efectos de cambios bruscos de temperatura y hacer un buen uso del agua", dijo.

Rescatando prácticas espirituales. Casi una cuarta parte de la población de Perú se identifica como quechua, el grupo étnico más grande del país, según el último censo de 2017.

Marcela dijo que ella y su hermana escucharon por primera vez sobre la antigua práctica espiritual de reservar agua través de su abuelo, cuando eran niñas en la década de 1970.

Para entonces, ya no se practicaba, agregó.

Entonces, justo cuando la nieve en las montañas de Ayacucho comenzó a disminuir, el conflicto llegó a la zona.

Ayacucho se convirtió en la base del grupo rebelde maoísta Sendero Luminoso, que emprendió un intento de derrocar al Estado en 1980. Unas 70.000 personas fueron asesinadas antes de que el conflicto terminara casi 20 años después.

"La gente intentaba salir viva. Despreciaban las prácticas espirituales", explicó Marcela. "Se olvidaron de tratar a la naturaleza como un ser vivo".

El fenómeno climático de El Niño golpeó a Perú en 1992, haciendo que el agua sea aún más escasa. Fue entonces cuando las hermanas se sintieron motivadas a construir sus primeras lagunas artificiales, dijo Magdalena. 

Eligen paisajes naturales que ya tienen forma de reservorios para reducir la cantidad de excavaciones, explicó.

Adaptándose a la sequía. Otras partes de América Latina podrían aprender de la experiencia de Ayacucho con la conservación del agua, dijo Gustavo Solano, coordinador del proyecto en la Asociación para la Investigación y el Desarrollo Integral, una organización con sede en Perú que promueve soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza.

Con la supervisión de las hermanas Machaca, ha comenzado a replicar los embalses en Guanacaste, una región en el norte de Costa Rica que se ve afectada regularmente por la sequía.

Hasta ahora, se han construido cinco embalses en las montañas de la zona, que cargan tres ríos que proporcionan agua para granjas en las llanuras secas a continuación, dijo Solano.

En el año transcurrido desde el lanzamiento del proyecto, los locales identificaron casi dos decenas de fuentes de agua seca que se han revitalizado, agregó.

Solano dijo que proyectos como las lagunas artificiales serán cruciales para ayudar a las comunidades rurales a sobrevivir al cambio climático.

"En esta región, las lluvias se reducirán y las temperaturas subirán", dijo. "Para estas comunidades, no hay otra opción que adaptarse. Si no lo hacen, arriesgarán sus propias vidas".