La Paz. La Aduana boliviana cerró este jueves el paso fronterizo en Pisiga debido al ataque de un grupo de contrabandista que protestaban por la incautación de mercancía ilegal. Al momento hay tensión en la zona en la que se encuentran efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC). El cierre continuará hasta que hayan garantías de seguridad en la zona.

“Se ha cerrado la frontera por temas de seguridad, personal de la Aduana se ha replegado a las oficinas de la administración aduanera y no estamos operando en el lugar donde se hacen los despachos aduaneros”, anunció la presidenta de la Aduana Nacional, Marlene Ardaya, en una conferencia de prensa en la que además presentó una video de transmisión directa desde el lugar de los hechos.

En el registro de video se ve a un vehículo en llamas y algunas casetas que, se presume, eran usadas para acopiar mercancía ilegal. Los agresores “son gente que se dedica al contrabando” y “hay unas secuencia de imágenes para que puedan ser identificados”, señaló la funcionaria.

El centro fronterizo en el lado chileno también decidió cerrar sus puertas en tanto dure el conflicto, que se activó “a primeras horas” de este jueves.

“Queremos mostrar a la prensa en línea cómo el pueblo está reaccionando en Pisiga, son alrededor de más 50 personas quienes están ocasionando estos hechos y están acosando prácticamente al Ejército”, denunció.

Para Ardaya, “todo este conflicto se está desatando en un medio absolutamente agreste y donde también se ve la implicancia de los pobladores”, razón por la cual anunció una querella penal “por obstrucción al trabajo de la administración aduanera”.