Boy Scouts of America (BSA) tiene 2,2 millones de miembros de entre 5 y 21 años. Según un documento judicial presentado este martes, la organización estadounidense se ha declarado en bancarrota.

Con este paso, quedan suspendidos todos los litigios civiles contra BSA que afectan a miles de presuntas víctimas de abusos sexuales.

La organización aseguró que el anuncio de la quiebra le permitirá seguir funcionado a fin de crear un fondo de compensación para las víctimas de abusos sexuales.

Boy Scouts of Americ se enfrenta a cientos de demandas de este tipo por parte de sus afiliados y a una reducción drástica del número de asociados.

El pasado 8 de febrero, Boy Scouts of America celebró el 110 aniversario de su constitución y, al presentar sus cuentas, aseguró que contaba con un pasivo de entre US$100 millones y US$500 millones y que sus activos no llegaban a los US$50.000.