RIo de Janeiro. El Gobierno brasileño inició un proceso para la selección de propuestas para hacer llegar el agua desalinizada a zonas de sequía, especialmente en la región del noreste del país, que sufre la falta de lluvias desde hace años, informaron hoy fuentes oficiales.

Según divulgó la estatal Agencia Brasil, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicación de Brasil inició un proceso de selección de proyectos de desalinización que presenten investigadores y proveedores de la tecnología.

La intención del gobierno es poder extraer agua salobre del suelo y utilizar soluciones de desalinización como una alternativa para la población que vive en zonas de sequía.

Todos los proyectos de desalinización y reutilización de agua serán liderados por el Instituto Nacional del Semiárido, que evaluará tecnologías brasileñas y de otros países.

Los factores que el gobierno tendrá en cuenta son el menor gasto de energía, el flujo de agua a ser transportada, el coste y la eficiencia del proyecto.

El mes pasado, un equipo de expertos brasileños viajó a Israel para conocer algunas iniciativas para desalinizar el agua.

Según datos del gobierno, el 12% de la población brasileña (lo que representa a unos 27 millones de personas) vive en la región semiárida, que abarca el 12% del país, o más de 1 millón de kilómetros cuadrados, la mayor parte de ellos en la región del noreste del país.