El último domingo, el Centro de Convenciones de Cafam, ubicado en la zona de La Floresta, en Bogotá, fue el lugar elegido para que Telefónica inicie el proceso de vacunación en Colombia, priorizando a los colaboradores que habían tenido contacto con clientes ayudándolos con la conectividad.

De esta forma, la telco de origen español se convirtió en la primera empresa privada, dentro del marco del programa Empresas por la vacunación, liderado por la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), que se suma a esta carrera inmunizadora y que impactará de forma positiva en el Plan Nacional de Vacunación del país sudamericano.

No obstante, Telefónica es una de las miles de empresas colombianas que han optado por adquirir vacunas para sus empleados con miras a alcanzar la tan deseada inmunidad de rebaño en el menor tiempo posible. Según datos de Andi, más de 5.000 compañías de 32 gremios se han unido a esta iniciativa para adquirir 2,5 millones de vacunas Sinovac que servirán para inmunizar a 1,25 millones de trabajadores.

La iniciativa es muy significativa y el timing bastante adecuado, tomando en cuenta que Colombia cerró junio, su mes más devastador de la pandemia, con más de 17.000 muertes por Covid-19, y los avances de la vacunación y programas como este dan esperanza a la población ante la virulencia de la tercera ola. Al 7 de julio, Colombia había registrado más de 4,4 millones de contagios y 110.578 fallecimientos desde que se registró el primer caso en marzo de 2020.

“Más de dos millones de colombianos recibirán vacunas que han sido financiadas por las empresas de Colombia para, de forma colaborativa y solidaria, acelerar el Plan Nacional de Vacunación y enfrentarnos al desafío del COVID-19”, dijo el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, quien estuvo presente en el lugar donde se aplicaron las primeras dosis a los medios locales.

Según datos de Andi, más de 5.000 compañías de 32 gremios se han unido a esta iniciativa para adquirir 2,5 millones de vacunas Sinovac que servirán para inmunizar a 1,25 millones de trabajadores.

Asimismo, en este programa apoyado por el gobierno de Iván Duque, las compañías han desembolsado más de 285.000 millones de pesos colombianos (más de US$ 75 millones) para adquirir la vacuna del laboratorio chino.

Como se recuerda, en abril pasado a través de la Resolución 507 Colombia autorizó al sector privado la compra de vacunas contra el nuevo coronavirus, con la condición de que las empresas se comprometan a inmunizar sin ningún costo a sus empleados y a todas las personas que mantengan un compromiso contractual con ellas. Se estima que el precio de cada vacuna (dos dosis), bordea los US$ 60, un monto que incluye desde los costos logísticos hasta la administración.

Para el proceso de logística y aplicación de las vacunas Sinovac, las empresas han realizado convenios con cajas de compensación y red de clínicas y hospitales, ya que según el decreto del gobierno, no pueden utilizar los vacunadores que hasta el momento están trabajando para el proceso del Estado que empezó en febrero de este año.

Larga lista de empresas

El Grupo Ecopetrol anunció también el último martes el inicio de la vacunación contra el COVID-19 a cerca de 12.000 colaboradores, mientras que otras empresas del sector como Esenttia, Cenit, Hocol, Ecodiesel, Ocensa, ODL, Reficar, ODC y Equiónse han sumado a esta media.

“Hemos adquirido 23.822 dosis de la vacuna Coronovac producida por el laboratorio Sinovac para los trabajadores del Grupo Ecopetrol. Estamos comprometidos con el cuidado de la vida y por eso nos unimos a este programa para contribuir a que se disminuya el número de contagios y fallecimientos y de esta forma lograr la inmunidad de rebaño”, dijo Jaime Caballero, presidente encargado de Ecopetrol.

La larga lista de empresas incluye, además, a Grupo Éxito, Bancolombia, Scotiabank Colpatria, EPM, Postobón, Grupo Argo, Yanbal, Mondelez, Claro, WOM, entre otras muchas más.

Rappi, el unicornio colombiano, también forma parte del grupo de privados que vacunarán a sus trabajadores, aunque la noticia se vio empañada por la polémica priorización del proceso a sus rappitenderos. La startup, que adquirió 4.000 dosis de Sinovac, anunció que los primeros en recibir la vacuna serían aquellos que entreguen más pedidos, lo cual fue duramente criticado en redes sociales por usuarios que no dudaron en calificar esta medida como discriminatoria.

En tanto, según un sondeo realizado por el diario colombiano La República a 100 compañías de diferentes sectores, las empresas mineras y de energía son las que más han anunciado adquisiciones de vacunas para sus equipos de trabajo, seguidas por bancos y aseguradoras.

No obstante, el proceso de vacunación de privados no ha estado exento de controversias. A fines de junio, el gobierno colombiano anunció la llegada de 1,1 millones de dosis de vacunas compradas por empresas privadas para distribuir entre sus trabajadores, del total de 2,5 millones. Aunque al pasar de los días, algunos empresarios expresaron su malestar porque aún no ha empezado su aplicación porque no disponen de las vacunas.

Es el caso del empresario Christian Daes, CEO de la manufacturera de vidrio Tecnoglass, quien criticó duramente al gobierno dando a entender que las tenían retenidas sin explicar por qué, cuando la prioridad debería ser agilizar el proceso.

“Las vacunas privadas llevan siete días en el país. Las estamos esperando. ¿Será que nos las mandan? El tiempo es de suma importancia. ¿Ministerio de Salud qué están esperando para liberarlas?”, publicó en Twitter Daes, mencionando también a la cuenta de la Andi el último domingo).

Ante ello, el ministro de Salud y Protección Social de Colombia, Fernando Ruiz Gómez, no dudó en responder horas después por la misma red social: “La falta de información de algunos a veces es más grande que sus egos. El Ministerio de Salud las tiene guardadas por solicitud de la Andi mientras China libera su certificado y se ajusta la logística de distribución. El Ministerio pudo entregarlas desde que llegaron”.

Superado el impasse que incluyó unas disculpas públicas de parte del ejecutivo de Tecnoglass, la empresa nacida en Barrnaquilla comenzó ayer en sus instalaciones la vacunación contra la COVID-19 de sus más de 8.000 colaboradores.

De esta forma, tanto el sector público como el privado han emprendido esta carrera contra el tiempo para frenar el avance del virus. Precisamente, ayer Colombia alcanzó las 20 millones de dosis de vacunas aplicadas mientras que en paralelo cada semana llegan cientos de miles de dosis de distintos laboratorios garantizan dar un respiro al golpeado país andino.