Caracas. Venezuela vivía este martes su primer día de cuarentena nacional por el coronavirus con problemas en la movilización de transporte de alimentos y suministro de combustible entre las regiones, lo que amenaza con agravar la ya precaria situación de la nación OPEP.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro dijo este lunes que suman 33 las personas contagiadas con el virus y declaró una cuarentena en los 23 estados del país, prohibiendo la circulación de personas y camiones, excepto los que transporten comida o medicinas.

Desde temprano, unidades militares en carreteras de Caracas y otras zonas del país impedían el paso de autos y buses hacia regiones del interior e incluso dentro de la capital, pero dejaban avanzar a algunos vehículos como camiones cargados de medicinas en el sur y centro del país, según testigos Reuters.

Con el avance del día las restricciones de circulación ya no eran solo entre estados, sino entre algunos municipios, de acuerdo con testigos.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, dijo que recomendaría al presidente cerrar el sistema de metro de Caracas y el ferrocarril que circula hasta unas zonas del vecino estado Miranda.

 

El general José Antonio Murga, comandante de la zona del estado central de Carabobo, dijo que la medida es un cierre parcial porque los transportes de carga pesada que salían desde su principal puerto de carga, Puerto Cabello, se pueden movilizar mostrando los documentos de los cargamentos.

Pero a una de las entradas de Caracas, algunos vehículos de carga eran detenidos y no se les permitía el acceso a la capital, mientras en Coche, el principal mercado de mayoristas de alimentos de la capital abrió con varias horas de retraso por confusas órdenes entre uniformados.

Aparte del problema para cruzar los bloqueos entre regiones, en zonas como el estado andino de Táchira, cerca de la frontera con Colombia, recrudecía la escasez de combustible, que data de hace varios años por desinversión en la petrolera estatal.

"En estos momentos no tenemos cómo surtir combustible", dijo Edgar Medina, presidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira.

Similares problemas se presentaban en Zulia, donde transportistas de pasajeros se quejaban del desorden en la distribución en sedes militares de salvoconductos para cargar gasolina.

"Sólo están dejando pasar emergencias y con salvoconducto", dijo Juan Restrepo, presidente de un grupo de conductores de 1.500 buses en esa región.

En tanto, la aerolínea local Láser anunció en su cuenta de Twitter la suspensión de vuelos nacionales por 30 días. Los vuelos internacionales a Colombia, Europa, Panamá y República Dominicana ya fueron suspendidos por el gobierno.