Buenos Aires. La cuarentena que rige en Argentina  hasta el 12 de abril por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) se extenderá y será más estricta en los grandes centros urbanos, anunció este miércoles el presidente Alberto Fernández.

"No habrá ningún levantamiento ni se flexibilizará", sino que, por el contrario, habrá "más controles que hoy", expresó el mandatario argentino en entrevista con el Canal 13 de televisión, de Buenos Aires, sin dar una fecha del fin de la cuarentena.

"La cuarentena debe seguir porque, hasta acá, estamos bien, pero no conseguimos nada y estamos a mitad de camino. Sólo hemos logrado aplanar la curva (de casos) y que el contagio sea más lento", dijo. 

El gobierno analiza flexibilizar el aislamiento para "algunas actividades que parecen tener menos riesgos", pero los cambios en las grandes ciudades "serán ínfimos", advirtió.      

Entre los sectores que volverán a funcionar la semana que viene están los bancos y entidades financieras, que lo harán con "un protocolo de funcionamiento al igual que lo tienen los supermercados. Atenderán con un número reducido de gente dentro del local y con extremos cuidados", dijo Fernández.

"En muchos industriales hay preocupación por abrir las fábricas y hay cierta ansiedad, que comprendo, pero pido que escuchen a los expertos para que se den cuenta de lo que pasa y cuáles son los riesgos" de terminar la cuarentena, expresó.

"Lo que se necesita es que la gente no circule. Vemos cierto relajamiento y debemos ponernos más estrictos en los controles. Nadie se debe relajar, porque todos tenemos que cuidarnos y cuidar al otro", instó. 

Argentina se encuentra bajo aislamiento social preventivo y obligatorio del 20 de marzo al 12 de abril y ha confirmado, hasta el mediodía de este miércoles, un total de 1.715 casos de la enfermedad, de los cuales 358 fueron dados de alta y 60 fallecieron.