Managua. La situación de la pandemia del COVID-19 en Nicaragua fue calificada de "dramática" este jueves por la ONG Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), dedicada a defender la libertad de expresión y el acceso a la información pública.

Aunque el gobierno ha reportado 759 casos confirmados de COVID-19, con 35 muertos desde marzo pasado, los hospitales tienen momentos de saturación, los pedidos públicos de ayuda médica parecen ser más comunes, y los féretros en las calles más frecuentes.

"La realidad es verdaderamente dramática, los médicos y hospitales públicos, como privados, están colapsados. El día miércoles 27 de mayo buscábamos oxígenos en empresas, y estaba agotado", informó la Fundación Violeta Barrios, en un comunicado emitido en conjunto con dos organizaciones de periodistas. La ONG lleva el nombre de la expresidenta nicaragüense (1990-1997).

Este miércoles mismo se conoció de la muerte de un periodista con síntomas de COVID-19, mientras que al menos seis luchan contra la misma sintomatología, sin que hasta ahora hayan podido acceder a las pruebas PCR, para constatar si sufren por la pandemia, ya que estas son administradas de manera discrecional por el Ministerio de Salud.

716 médicos nicaragüenses dijeron en un comunicado que "el precario sistema de salud pública se encuentra en vías de saturación, con una alta probabilidad de colapsar en los próximos días”.

Al respecto, la organización mundial de escritores PEN Internacional fililal Nicaragua advirtió que la muerte del periodista Gustavo Bermúdez "es un llamado de atención ante la imparable ola de muertes y contagios causados por el coronavirus en Nicaragua, en medio de la indolencia del gobierno de Daniel Ortega que se empeña en negar la enfermedad y que no sólo ha rechazado decretar medidas de aislamiento social, sino que ha promovido actividades masivas que propician el contagio de miles de nicaragüenses".

Por su parte, 716 médicos nicaragüenses dijeron en un comunicado que "el precario sistema de salud pública se encuentra en vías de saturación, con una alta probabilidad de colapsar en los próximos días” por lo que demandan al gobierno que tome medidas para reducir el impacto del COVID-19 en el país. La población, afirman, tiene "un elevado riesgo de muerte debido a la falta de recursos sanitarios para enfrentar la epidemia”.

"El país se encuentra en fase de diseminación comunitaria de la epidemia y el Estado continúa sin aplicar las medidas de mitigación que permitan el control del brote epidémico, ignorando de manera indolente la realidad de la pandemia en nuestro país”, afirmaron los galenos en una carta divulgada este jueves.

El gobierno de Nicaragua sólo reporta 35 muertos y 759 contagios de coronavirus. Sin embargo, datos del independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, que goza de mayor prestigio que el Ministerio de Salud, indican que en Nicaragua al menos 2.687 han sido contagiadas por la pandemia y 598 han muerto.