Ciudad de México. El gobierno de México tiene registros de 2 millones 12.573 armas que ingresaron al país de manera ilegal en la última década, y de ellas todavía un gran porcentaje no se ha recuperado, dijo este martes el secretario (ministro) de Defensa, Luis Cresencio Sandoval.

Al tratarse de una actividad clandestina, las autoridades mexicanas recurren a los datos que ofrece la estadounidense Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, explicó el ministro en una rueda de prensa acompañado por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) señaló que 1 millón 679.884 armas permanecen fuera del control de las autoridades.

El tráfico ilegal de armas proviene en un 70% de Estados Unidos, mientras que el resto tiene su origen en otros países de Europa, como España, Italia y Austria.

La cifra de armamento ilegal contrasta con las 450.625 armas que fueron comercializadas por el gobierno de 2009 a 2019, precisó el titular de Sedena.

La cifra de armamento ilegal contrasta con las 450.625 armas que fueron comercializadas por el gobierno de 2009 a 2019, precisó el titular de Sedena.

En lo que va de la presente administración, que comenzó el pasado 1 de diciembre, se han adquirido 7.927 armas, "por lo que no se está haciendo una venta indiscriminada de armamento como se cita", añadió Sandoval durante la conferencia de prensa en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.

La portación de armas en México requiere de una licencia, la cual es expedida por la Sedena, siempre y cuando el solicitante cumpla con los requisitos que marca la ley.