Bernard Madoff, que fue condenado a una pena de 150 años de cárcel en Estados Unidos por llevar a cabo una las estafas más bulladas en la historia, murió este miércoles en una prisión federal, dijeron autoridades penitenciarias.

La Oficina de Cárceles Federales estadounidense anunció el fallecimiento de Madoff, de 82 años y que sufría fallas renales crónicas y varias otras enfermedades de base.

El ex financista estaba confinado en la prisión de Butner, en Carolina del Norte, luego de su sentencia en junio del 2009 por dirigir un fraude estimado en hasta US$ 64.800 millones.

Entre las miles de víctimas de las estafas de Madoff figuran tanto individuos de a pie como empresas, fondos de pensiones, fondos de cobertura y organizaciones de beneficencia. Entre ellos aparecen celebridades como Kevin Bacon, Kyra Sedgwick y John Malkovich, y una ONG asociada con el director de cine Steven Spielberg.

Los dueños del equipo de béisbol New York Mets, uno de los clientes que más tiempo fueron asesorados por Madoff, tuvieron problemas durante años para contar con un equipo competitivo debido a las pérdidas que sufrieron.

Algunas de las víctimas de Madoff lo perdieron todo. Muchos procedían de la comunidad judía de Estados Unidos, en la que Madoff se desenvolvía como un importante filántropo.

Madoff había buscado el año pasado una "liberación compasiva" de la prisión para poder morir en su casa, pero el juez que originalmente lo había sentenciado a prisión rechazó esa solicitud.

"Bernie, hasta su muerte, vivió con culpa y remordimiento por sus crímenes", dijo el abogado de Madoff , Brandon Sample, en un comunicado.

Sus crímenes fueron revelados por las autoridades en 2008 por sus dos hijos, que no participaron en las estafas.