Ciudad de Panamá. Las autoridades panameñas reportaron este lunes 86 nuevos casos de coronavirus en el país, elevando la cifra total de infectados a 1.075, la mayor de los países centroamericanos, y anunciaron nuevas medidas para tratar de contener el brote surgido a fines del año pasado en China.

Hasta este lunes, el COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, ha provocado la muerte de 27 personas en el istmo.

El 18 de marzo, Panamá decretó un toque de queda nocturno para tratar de frenar la propagación del coronavirus en la nación de 4,1 millones de habitantes. Sin embargo, ante el rápido avance del brote impuso una cuarentena a mediados de la semana pasada.

Y este lunes, el ministro de Seguridad, Juan Pino, anunció que, a partir de este miércoles, la cuarentena será "absoluta" y que sólo se podrá salir de casa tres días a la semana durante dos horas. Los domingos, nadie podrá abandonar sus hogares.

"En esta fase de combate contra el coronavirus necesitamos 15 días de máximo resguardo de la población para proteger la vida", dijo Pino en rueda de prensa.

La autoridad agregó que, con la nueva medida, se busca reducir, como mínimo a la mitad, la presencia de personas al mismo tiempo en las calles.

El coronavirus, que amenaza con ocasionar una recesión mundial, ha dejado más de 738.000 infectados y 35.006 fallecidos alrededor del mundo.