Asunción. Paraguay ha entrado este lunes en la fase 3 de la denominada "cuarentena inteligente" que comenzó en mayo y ha profundizado ahora con la reapertura de los restaurantes y demás "locales gastronómicos".

Así lo ordenó el presidente del país, Mario Abdo Benítez, con un decreto ejecutivo firmado el domingo que recoge las normas de la fase 3, tras dar por concluida la fase anterior, que comenzó el 25 de mayo.

La nueva fase durará hasta el 5 de julio, si bien Benítez ha subrayado que el Ministerio de Salud podrá "ordenar el retroceso o la extensión de las fases por sectores o áreas geográficas, en caso de ser necesario".

La principal novedad es que "los locales gastronómicos podrán operar dentro del horario de 5.00 a 23.00 (hora local) de domingo a jueves y de 5.00 a 00.00 los viernes y los sábados" con cita previa y registro individual de clientes por si hubiera que hacer seguimiento de algún contagio.

"Se hará paso a paso y a sabiendas de que pronto la costumbre será una suerte de pre COVID-19 pero con las medidas de seguridad", ha dicho dueño de La Tarantela y presidente de la Asociación de Gastronómicos y Afines del Paraguay, Juan Grassi. "El lema es que los locales son lugares seguros", ha indicado, según informa 'Última Hora'.

Además, "todos los comercios que operen bajo el estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios, sin importar el tipo de producto que ofrezcan, podrán hacer entregas a través de los servicios de 'delivery' y para llevar". Se retoman igualmente los servicios funerarios y las obras.

En fase 3, los paraguayos "podrán realizar sus desplazamientos dentro del horario de 5.00 a 23.00 de domingo a jueves y de 5.00 a 00.00 los viernes y los sábados para todas las actividades permitidas.

Sin embargo, a este respecto establece dos excepciones de modo que "entre las personas que realicen las actividades citadas no deberán incluirse a las mayores de 65 años de edad" y "los niños y adolescentes sólo podrán circular para realizar actividades físicas y artísticas".

En cuanto al sector educativo, Benítez ha indicado que "las clases presenciales continúan suspendidas en todos los niveles", pero ha autorizado que los profesores tanto de centros públicos como privados acudan a ellos "para la utilización de la infraestructura física y tecnológica con fines de dictar las clases virtuales".

Por último, establece "la obligatoriedad del uso de las mascarillas en todos los lugares cerrados, en la vía pública y en aquellos en los que no se pueda mantener el distanciamiento físico establecido por los protocolos de aislamiento".

Paraguay, con 1.289 casos de coronavirus, entre ellos once muertos, es uno de los países menos afectados por la pandemia en la región. Así, comenzó su desescalada el pasado 4 de mayo.