Lima. Perú dio otro paso en su apertura económica y permitiría desde el lunes el funcionamiento de los centros comerciales con una asistencia limitada de público, en momentos en que los contagios de coronavirus suman más de 240.000 y no se detienen.

La ministra de Trabajo, Sylvia Cáceres, afirmó este jueves que para la reapertura los centros minoristas deberán adecuarse a los protocolos de bioseguridad como mantener el distanciamiento, el uso obligatorio de mascarillas y alcohol en las manos.

"Hoy debería publicarse la norma", afirmó la ministra en una entrevista con la estatal Radio Nacional.

"Hasta donde recuerdo va entrar en vigencia esta disposición a partir del lunes, habida cuenta que todavía varios centros comerciales y conglomerados están siendo autorizados para operar y están todavía en el proceso de adecuación", manifestó.

En Perú el mercado minorista es dominado por las firmas chilenas Cencosud, Falabella y Ripley; aunque en los últimos años han elevado su participación las cadenas locales del grupo Intercorp.

Los centros comerciales solo estaban operando a puerta cerrada, con ventas por Internet, en momentos en que el Gobierno acelera el reinicio de sus actividades productivas tras anotar en abril una caída histórica de 40% de su economía.

Cáceres dijo que se ha previsto que el aforo en los centros comerciales sea de un 50%, la misma que será coordinada con las autoridades municipales y los mismos dueños de tiendas.

El país sudamericano cumple una cuarentena desde mediados de marzo que se ha ampliado hasta fines de junio, cuando aún hay focos de contagios del virus en mercados populares, ventas callejeras y el transporte público.