Sao Paulo. Un hombre armado secuestró un autobús en la ciudad brasileña de Rio de Janeiro este martes y tomó de rehenes a 37 pasajeros antes de liberar a seis de ellos, informaron funcionarios y medios locales.

Globo News, citando a testigos y a fuentes de la policía, reportó que se realizaron disparos y que el presunto secuestrador habría muerto.

El suceso, que comenzó a las 5.30 de la mañana hora local (8.30 GMT), ocurrió sobre el emblemático puente Río-Niteroi, que comunica esas dos importantes ciudades de la región metropolitana de Río de Janeiro, y provoca un gran embotellamiento de tráfico desde las primeras horas de la mañana.

La portavoz de la Policía de Carreteras Federal, Sheilla Sena, dijo a los periodistas que según los primeros testimonios el hombre se identificó como policía militar, "poniendo a los pasajeros en peligro al amenazarlos que iba a incendiar el autobús, pero se desconoce cuál era el propósito real".

La Policía Militarizada (PM), que negoció la rendición del secuestrador, indicó a periodistas en el lugar de los hechos que la acción parece haber sido premeditada, aunque se desconocen los motivos que llevaron al individuo a secuestrar el autobús.

El vehículo había salido minutos antes desde Sao Gonçalo, el segundo mayor municipio del estado y también localizado en la región metropolitana de la capital fluminense, con destino al centro de Río de Janeiro.

El secuestrador liberó, casi dos horas después, a tres mujeres y un hombre, todos adultos y liberados individualmente con intervalos de tiempo, y con una máscara en su rostro lanzó un objeto incendiario desde el interior del autobús para ratificar sus amenazas.

El tránsito en el puente, que está ubicado sobre el mar, fue interrumpido sentido Río de Janeiro y helicópteros de la PM apoyan la acción policial.

El Batallón de Operaciones Especiales (Bope), el grupo elite de la Policía en Río de Janeiro y que cuenta con francotiradores, desplazó varias unidades al lugar de los hechos, informó Mauro Fliess, portavoz de la PM.

*Con información de Reuters y DW.