Sao Paulo. Al menos ocho personas murieron en una escuela primaria de Brasil, donde dos jóvenes fueron vistos entrando al edificio y disparando armas temprano este miércoles, según la cadena de televisión Globo.

Entre los fallecidos en el ataque en la escuela Raul Brasil, en el municipio de Suzano, había siete niños y uno de los funcionarios del centro educacional, así como los dos atacantes, indicaron las autoridades.

Una portavoz de la Policía Militarizada explicó a los medios que "dos encapuchados, aparentemente dos adolescentes" entraron en la escuela en Suzano, a unos 60 kilómetros de la capital paulista, y "efectuaron varios disparos".

La policía reveló que los tiradores eran ex alumnos de la escuela Raúl Brasil, pero indicó que su identidad no sería revelada mientras durasen las investigaciones. 

El ataque también dejó unos 16 heridos, que fueron trasladados a dos hospitales de la zona. 

Un testigo no identificado le dijo al periódico Folha de S.Paulo que vieron a una persona disparando un arma fuera de la escuela y luego ingresando justo cuando comenzaron las clases.

 

Según publica Globo, alrededor de las 9:00 hora local, los dos adolescentes entraron en una concesionaria de autos que se encuentra en cerca de la escuela, preguntaron por el dueño del establecimiento y, cuando el hombre se presentó, le dieron tres disparos. Posteriormente, entraron en el colegio.

Según los relatos hechos por testigos a la policía, además de revólveres de calibre 38, los atacantes portaban tambien un coctel molotov, hacha, un arco con flechas y una caja con hilos, que hace presumir a la policía que podría ser una bomba.

Se desplazaron al lugar del suceso seis unidades de rescate, tres unidades de ambulancias y dos helicópteros de la Policía Militarizada.

Padres de los alumnos se agolparon en la puerta de la escuela luego de la masacre.

En el lugar funcionan el sexto año del nivel primario (niños de 10 años) hasta el nivel secundario. A la escuela asisten en dos turnos cerca de 1.000 alumnos.

Los tiroteos en escuelas son raros en Brasil, aunque el país es uno de los más violentos del mundo, con más homicidios anuales que cualquier otro. El último tiroteo en una escuela fue en 2011, cuando un antiguo alumno en Río de Janeiro mató a tiros a 12 niños.

Si bien las leyes sobre armas de fuego son extremadamente estrictas en Brasil, no es difícil comprarlas ilegalmente.

La policía le dijo a la cadena de televisión Globo que otro tiroteo tuvo lugar a unos 500 metros de la escuela Raul Brasil poco antes de los asesinatos en la escuela, pero aún no estaba claro si los dos incidentes estaban relacionados.

*Con información de Reuters, DW y O Globo.