Londres. Las acciones globales se encaminaban el viernes a cerrar su peor semana desde la crisis financiera de 2008, luego de que una ola de ventas causada por los temores al coronavirus golpeó a todas las clases de activos, en tanto, los inversores evaluaban si las medidas de los bancos centrales serían suficiente para mitigar la situación.

Los mercados bursátiles europeos subían levemente este viernes por las esperanzas de que los gobiernos aumentarán su gasto, después de varias sesiones de fuertes pérdidas sostenidas debido a que los inversores enfrentaban la posibilidad de una prolongada recesión global.

Las señales de advertencia aún parpadeaban, los bonos del gobierno italiano se hundían nuevamente en la mañana del viernes, después de sufrir su peor día en nueve años en la sesión previa.

Italia y España impusieron límites a las operaciones, prohibiendo las ventas en corto de decenas de acciones, para frenar el desplome del mercado causado por el brote del coronavirus, que el jueves llevó a las bolsas europeas a sufrir sus peores pérdidas en la historia.

El índice MSCI de acciones globales, que sigue a los papeles de 49 países, tocó un mínimo de tres años en las operaciones en Asia y ha perdido un 16% en lo que va de la semana -su peor racha desde octubre de 2008, cuando el colapso de Lehman Brothers inició la crisis global.

 

"Los mercados están bastante preparados para un período de caída de la producción. El verdadero temor es que haya efectos secundarios que resulten en una recesión más dura y prolongada en la economía global", dijo Philip Shaw, economista de Investec. "Va a ser muy difícil escapar dado que el pedal monetario está muy cerca del piso en muchas jurisdicciones".

El principal índice MSCI de Europa ganaba un 2,7% en la apertura, luego de haber caído más de un 20% en la última semana.

Más temprano, el índice Nikkei de Japón llegó a hundirse hasta un 10% antes de recortar pérdidas y cerrar con una baja de un 6%. El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico excluyendo a Japón ganó un 0,1% luego de que llegó a perder más de un 5% en la mañana.

La leve recuperación se dio luego de que bancos centrales de Estados Unidos a Australia inyectaron liquidez a sus sistemas financieros y por un aumento de las esperanzas de que republicanos y demócratas en Estados Unidos aprueben un paquete de estímulo el viernes.

El petróleo se estabilizaba el viernes, después de que cayó un 7% el jueves por la sorpresiva prohibición de viajes anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y los suministros baratos que ingresan al mercado desde Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

Las principales monedas se estabilizaban después de una fuerte alza del dólar durante la sesión en Asia, el euro operaba en torno a US$1,1200 y el dólar australiano se recuperaba a US$0,6300.