Los mercados bursátiles asiáticos cayeron este martes, y los europeos también descendían, presionados por las fuertes pérdidas en Wall Street debido a las preocupaciones de las empresas de tecnología por la disminución de la demanda.

El dólar cayó luego de que débiles datos de Estados Unidos debilitaron aún más la confianza en la moneda, mientras que los precios del petróleo descendían a pesar de unos esperados recortes en los suministros por parte de la OPEP.

Las preocupaciones sobre el sector tecnológico lastraban también este martes a las bolsas europeas. El sector tecnológico caía un 1,7%, hasta su nivel más bajo desde el 28 de febrero de 2017.

El índice paneuropeo STOXX 600 perdía un 0,4% en las operaciones de la mañana, mientras que el DAX alemán bajaba un 0,7% y el británico FTSE 100 un 0,2%.

El índice más amplio de acciones del Asia-Pacífico de MSCI, que excluyen a Japón, cayó un 1,2%.

Las acciones tecnológicas se vieron presionadas en Asia tras las pérdidas en Estados Unidos. En Seúl, Samsung Electronics cayó un 2% y SK Hynix Inc perdió un 3,5%.

En Japón, en tanto, Tokyo Electron descendió un 1,8%, Advantest cedió un 2,7% y Sony Corp perdió 3,1%.

Las acciones cayeron con fuerza este lunes en la bolsa de Nueva York porque los inversores se desprendieron de papeles de Apple, de compañías de internet y otras tecnológicas, socavando un poco más la confianza en un grupo de acciones que ha impulsado una prolongada tendencia alcista en el mercado.

El índice bursátil japonés Nikkei bajó un 1,1% arrastrado por las acciones de Nissan Motor Co, que cayeron más de un 5% luego de que su presidente, Carlos Ghosn, fue arrestado el lunes por supuestas irregularidades financieras.

Los mercados bursátiles mundiales han caído con fuerza en los últimos dos meses, presionados por las preocupaciones sobre el aumento de los costos de la deuda, la desaceleración del impulso económico mundial y las tensiones sobre el comercio internacional.