Londres. Las acciones mundiales consolidaban sus ganancias este miércoles, tras tocar un máximo de cuatro meses y medio la semana pasada, mientras los inversores hacían caso omiso a reportes de nuevas medidas de estímulo en China.

Los activos de riesgo tuvieron un repunte notable en los dos primeros meses de 2019 -el índice de MSCI ha trepado un 16%-, ya que el temor por un posible ajuste de la política monetaria dio paso a optimismo por un probable mantenimiento de la cautela por parte de los bancos centrales.

No obstante, pese a las señales de cautela de la Reserva Federal en las últimas semanas y expectativas de que el Banco Central Europeo (BCE) siga la misma senda en su reunión de este jueves, los analistas indican que el impulso subyacente de los datos económicos mundiales está flaqueando.

El índice de acciones globales de MSCI operaba estable tras tocar la semana pasada su nivel más alto desde el 10 de octubre de 2018. Otra medición de MSCI que supervisa el desempeño de los títulos europeos cedía un 0,2%.

Los papeles asiáticos tuvieron una sesión más animada gracias al avance de las acciones chinas por las expectativas de un aumento del estímulo.

El Índice Compuesto de Shanghái trepó más de un 1,5%, rondando cerca de máximos de nueve meses, después de que el organismo de planificación estatal dijo que el Gobierno impulsará el consumo a nivel doméstico este año.

Pekín anunció este martes rebajas de impuestos por miles de millones de dólares y un plan de gasto en infraestructuras para reducir el riesgo de una desaceleración económica más aguda.

El índice MSCI de acciones de Asia-Pacífico exceptuando Japón ganó un magro 0,1%. Las noticias positivas de China también impulsaron un leve avance en los papeles de economías emergentes, con una mejora del 0,1%.

En el mercado de bonos, el sentimiento era cauto. Los rendimientos de las notas alemanas bajaban un poco en vísperas de una reunión del BCE en la que se espera que se den pasos tentativos para impulsar el crecimiento, apuntando a nuevas medidas de estímulo para lograr que los bancos sigan prestando.

Los futuros del crudo en Estados Unidos cedían un 0,94%, a US$56,05 el barril, a las 1047 GMT, después de que datos del Instituto Americano del Petróleo mostraron un aumento mayor del esperado en los inventarios de crudo estadounidenses.

El referencial internacional Brent perdía un 0,18%, a US$65,74 por barril.