China y Estados Unidos han logrado algunos avances en sus negociaciones comerciales, dijo este martes el viceministro de Relaciones Exteriores, Le Yucheng, y cualquier problema podría ser resuelto siempre y cuando ambas partes se respeten mutuamente.

Ningún país puede prosperar sin trabajar con otros países, dijo Le en el Foro Xiangshan en Pekín, que China presenta como su respuesta al foro de seguridad anual Shangri-La Dialogue en Singapur.

El mundo quiere que China y Estados Unidos pongan fin a su guerra comercial, sostuvo. Eso requiere apertura más que una "separación" de países o una nueva Guerra Fría.

China teme que Estados Unidos busque cortar, o al menos limitar duramente, los lazos económicos, en lo que ha sido llamado una "separación". A Pekín le preocupa que el gobierno del presidente Donald Trump quiera una total separación de la segunda economía mundial.

Ambos países han estado trabajando para resolver su disputa comercial y Washington anunció la primera parte de un acuerdo progresivo con Pekín sobre asuntos comerciales, lo que llevó a la suspensión de un aumento de aranceles previsto para octubre.

"Siempre que nos respetemos mutuamente y busquemos una cooperación igualitaria, no hay desacuerdos que no se puedan resolver entre China y Estados Unidos", dijo Le.

"Siempre que nos respetemos mutuamente y busquemos una cooperación igualitaria, no hay desacuerdos que no se puedan resolver entre China y Estados Unidos", dijo Le.

"Lo que China quiere es dar una mejor vida al pueblo chino, no queremos tomar nada de otros. No existe eso de que China vaya a reemplazar o amenazar a alguien", agregó.

Pekín y Washington han logrado mucho mediante la cooperación a través de los años, dijo Le. "¿Por qué descartaríamos los logros de tal cooperación?", preguntó.

Le, sin embargo, también advirtió que China nunca renunciará a sus intereses ni permitirá que los países socaven su seguridad.

"Nadie debería esperar que China se coma las amargas consecuencias de socavar sus intereses, ya sea en tierra o en el mar, ya sea en Taiwán, Hong Kong, Xinjiang o el Tíbet", afirmó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China acusó la semana pasada a los legisladores estadounidenses de tener "intenciones siniestras" de minar la estabilidad de Hong Kong tras aprobar medidas relativas a las protestas contra el gobierno que han afectado a la ciudad durante meses.