Ginebra. China presentó un caso contra Estados Unidos ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por los aranceles de Washington a las importaciones, dijo este lunes el Ministerio de Comercio chino.

Estados Unidos comenzó a aplicar gravámenes de un 15% sobre una variedad de bienes chinos este domingo, incluido calzado, relojes inteligentes y televisores de pantalla plana, mientras que China aplicó nuevos impuestos al petróleo de Estados Unidos, en la más reciente escalada de su guerra comercial.

China no dio a conocer detalles de su caso legal, pero dijo que los aranceles estadounidenses afectaron las exportaciones chinas por valor de US$300.000 millones.

Las últimas acciones arancelarias violaron el consenso alcanzado por los líderes de China y Estados Unidos en una reunión en Osaka, dijo el Ministerio de Comercio en el comunicado. China defenderá sus derechos legales de conformidad con las normas de la OMC, dijo.

La demanda es la tercera que Beijing presenta para desafiar los aranceles de EE.UU. en la OMC, organización internacional que limita los aranceles que cada país puede cobrar.

China no dio a conocer detalles de su caso legal, pero dijo que los aranceles estadounidenses afectaron las exportaciones chinas por valor de US$300.000 millones.

Los funcionarios estadounidenses dicen que están penalizando a China por el robo de propiedad intelectual que no está cubierto por las normas de la OMC, aunque muchos expertos en comercio dicen que cualquier aumento arancelario por encima del máximo permitido debe justificarse en la organización del comercio.

Muchos expertos también denuncian la decisión de China de combatir el fuego con fuego, imponiendo aranceles a los productos estadounidenses importados a China, también sin la aprobación de la OMC.

El viernes, Estados Unidos publicó una defensa por escrito en el primero de los tres casos legales, afirmando que China y EE.UU. acordaron que el tema no debería ser juzgado en la OMC.

“China ha tomado la decisión unilateral de adoptar medidas agresivas de política industrial para robar o adquirir injustamente la tecnología de sus socios comerciales; Estados Unidos ha adoptado medidas arancelarias para tratar de lograr la eliminación de las políticas de transferencia de tecnología injustas y distorsionantes de China”, dijo.

China eligió responder no abordando las preocupaciones de Estados Unidos sino con sus propios aranceles, "en un esfuerzo por mantener sus políticas injustas indefinidamente".

La presentación de Estados Unidos también dijo que sus acciones estaban exentas de las reglas de la OMC porque eran "medidas necesarias para proteger la moral pública", una cláusula utilizada en el pasado para defender las restricciones comerciales sobre el juego, los derechos de los animales y la transmisión pública.

Según las normas de la OMC, Washington tiene 60 días para tratar de resolver la última disputa. Entonces China podría pedirle al organismo que juzgue, un proceso que tomaría varios años. Podría terminar con la obtención de la aprobación de la OMC por parte de China para tomar sanciones comerciales, si se descubre que Estados Unidos ha violado las reglas.