Washington. Los principales negociadores comerciales de EE.UU. y China se reunirán este jueves por primera vez desde fines de julio para tratar de encontrar una manera de resolver la disputa de 15 meses, a medida que nuevas fricciones amenazan las expectativas de un avance.

El viceprimer ministro chino, Liu He, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, buscarán reducir la brecha lo suficiente como para evitar el aumento de aranceles del 15 de octubre de US$250.000 millones en productos chinos.

Pero la atmósfera que rodea las negociaciones se oscureció tras la decisión del Departamento de Comercio de EE.UU. de incluir a 28 compañías chinas de vigilancia y tecnología en una lista de sanciones, citando violaciones de derechos humanos de grupos minoritarios musulmanes en la provincia china de Xinjiang.

Un día después, el Departamento de Estado impuso restricciones de visa a las autoridades chinas relacionadas con el tema de Xinjiang.

En declaraciones a los periodistas en Washington este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo: "Si podemos llegar a un acuerdo, hagamos un trato, hay una muy buena oportunidad".

"En mi opinión, China quiere cerrar un acuerdo más que yo", agregó Trump.