Washington. Estados Unidos y China tuvieron un fuerte intercambio de acusaciones este jueves. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, acusó al director ejecutivo de Huawei de mentir sobre los vínculos de su compañía con el gobierno comunista, y Beijing dijo que Washington debe poner fin a sus "acciones equivocadas" si quiere que las negociaciones comerciales continúen.

Estados Unidos colocó a Huawei en una lista negra comercial la semana pasada, prohibiendo efectivamente a las empresas estadounidenses hacer negocios con el mayor fabricante de equipos de redes de telecomunicaciones del mundo y escalando una batalla comercial entre las dos economías más grandes.

Las acciones mundiales cayeron fuertemente este jueves debido a la creciente preocupación por el hecho de que el conflicto comercial entre China y EE.UU. se estaba convirtiendo rápidamente en una guerra fría tecnológica.

Pompeo dijo a CNBC que el director ejecutivo de Huawei estaba mintiendo sobre la falta de vínculos de su compañía con el gobierno de Beijing, y creía que más compañías estadounidenses cortarían vínculos con el gigante tecnológico.

“La compañía está profundamente vinculada no solo con China sino con el Partido Comunista Chino. Y esa conectividad, la existencia de esas conexiones, pone en riesgo la información estadounidense que cruza esas redes", dijo Pompeo en una entrevista.

 “Si Estados Unidos quiere continuar las conversaciones comerciales, debe mostrar sinceridad y corregir sus acciones equivocadas. Las negociaciones solo pueden continuar sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo", dijo el portavoz del Ministerio de Comercio de China, Gao Feng.

"Si pones tu información en manos del Partido Comunista de China, es de hecho un verdadero riesgo. Es posible que no lo usen hoy, que no lo usen mañana", añadió.

Los legisladores estadounidenses también se movieron este miércoles para otorgar alrededor de US$700 millones en subvenciones para ayudar a los proveedores de telecomunicaciones de EE.UU. con el costo de retirar equipos de Huawei de sus redes, y para bloquear el uso de equipos o servicios de las firmas Huawei y ZTE en las redes 5G de próxima generación.

China le devolvió el golpe. “Si Estados Unidos quiere continuar las conversaciones comerciales, debe mostrar sinceridad y corregir sus acciones equivocadas. Las negociaciones solo pueden continuar sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo", dijo el portavoz del Ministerio de Comercio de China, Gao Feng, en una sesión informativa semanal.

"Seguiremos de cerca los desarrollos relevantes y prepararemos las respuestas necesarias", dijo sin dar más detalles.

No se han programado más negociaciones comerciales entre los principales negociadores chinos y estadounidenses desde que la última ronda terminó el 10 de mayo, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, subió los aranceles en productos chinos por un valor de US$200.000 millones y tomó medidas para imponer aranceles sobre todas las importaciones chinas restantes.

Sin resolución a la vista, el secretario de Agricultura de EE.UU., Sonny Perdue, anunció un programa de US$16.000 millones para ayudar a los agricultores estadounidenses perjudicados por la guerra comercial, y algunos fondos se utilizarán para abrir mercados fuera de China a los productos estadounidenses.

Los agricultores se encuentran entre los más afectados por la guerra comercial, aunque los minoristas también advierten que la última ronda de aranceles potenciales elevará los precios de muchos de sus consumidores.

 

El presidente Trump, quien ha adoptado el proteccionismo como parte de una agenda de "América Primero" dirigida a reequilibrar el comercio mundial, discutirá el programa de ayuda en declaraciones programadas para las 3:15 pm hora del este, en la Casa Blanca.

Washington este mes elevó los aranceles existentes de US$200.000 millones en productos chinos a un 25% desde el 10%, lo que llevó a Beijing a tomar represalias con sus propios impuestos sobre las importaciones estadounidenses.

Trump ha amenazado con imponer aranceles de hasta un 25% en una lista adicional de importaciones chinas por un valor aproximado de US$300.000 millones, pero su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo este miércoles que tenía la esperanza de que las dos partes puedan reanudar las negociaciones.

Se espera que Trump se reúna con el presidente chino Xi Jinping en una cumbre del G20 en Japón del 28 al 29 de junio.

Dos barcos de la Marina estadounidense también navegaron a través del sensible estrecho de Taiwán este miércoles en un movimiento que llevó a Pekín a presentar lo que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, calificó de "severas representaciones" ante Estados Unidos.