Brasilia. El ministro de Agricultura saliente de Brasil, Blairo Maggi, dijo este miércoles que el bloque comercial sudamericano del Mercosur está listo para cerrar un acuerdo comercial con la Unión Europea, pero la firma se está retrasando porque los europeos no quieren sellar el pacto.

Sus declaraciones se conocieron después de que la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que será más difícil alcanzar un acuerdo comercial con el Mercosur con el gobierno del ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro, que asumirá el cargo el 1 de enero.

Bolsonaro, un nacionalista conservador, ha dicho que favorecerá más las relaciones bilaterales que el compromiso con grupos multilaterales como el Mercosur.

Funcionarios de ambos bloques se reunieron en septiembre, en el que debía ser el impulso final para el acuerdo, pero las conversaciones fueron interrumpidas y el encuentro concluyó sin fijar una fecha para nuevas negociaciones. Se espera que los encuentros se reanuden en 2019.

"Brasil flexibilizó lo que podía. Tienen acceso a nuestros mercados, el sector agrícola (se flexibilizó) incluso en perjuicio de algunos sectores domésticos", afirmó Maggi.

"El Mercosur y la Unión Europea no tienen un acuerdo no porque el Mercosur no lo quiera, sino porque la Unión Europea no quiere", agregó.

Una fuente diplomática brasileña dijo a Reuters que se lograron resolver importantes asuntos como los automóviles y la agricultura, pero que las reglas de origen de los productos sigue siendo un punto de fricción.