Ginebra. Estados Unidos obtuvo el miércoles una autorización para imponer aranceles a US$7.500 millones en bienes europeos, en represalia por subvenciones ilegales de la Unión Europea a Airbus, lo que amenaza con desencadenar una guerra comercial transatlántica en momentos de debilidad de la economía mundial.

La decisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sitúa una disputa corporativa de 15 años por el apoyo ilegal a los gigantes de la aviación transatlántica en el centro de las difíciles relaciones comerciales mundiales y se suma a una guerra arancelaria entre Washington y Pekín.

La Comisión Europea dijo en respuesta que una medida de Estados Unidos para imponer sanciones comerciales a las importaciones de la UE sería "miope y contraproducente" y podría causar daños a ambos lados del Atlántico.

La OMC ha descubierto que tanto la compañía europea Airbus como su rival estadounidense Boeing recibieron miles de millones de dólares en subvenciones ilegales en la mayor disputa comercial corporativa del mundo, un maratón legal que se remonta a 2004.

La Comisión Europea dijo en respuesta que una medida de Estados Unidos para imponer sanciones comerciales a las importaciones de la UE sería "miope y contraproducente" y podría causar daños a ambos lados del Atlántico.

Se espera que los dos casos conduzcan a aranceles en represalia, comenzando con las medidas de Estados Unidos, lo que planteará nuevos problemas para las empresas y los mercados financieros de todo el mundo.

El centro de atención de los inquietos mercados se trasladará ahora a Washington, donde se espera que el Representante de Comercio de Estados Unidos se mueva rápidamente para acotar una lista preliminar de bienes que se encuentran a la espera de ser gravados con aranceles, dijo una fuente estadounidense.

La lista provisional de productos que pueden ser objeto de aranceles va desde los propios aviones Airbus hasta los helicópteros, el vino, los bolsos y el queso.

En el caso más grande que jamás haya manejado la OMC, Washington había solicitado permiso para imponer aranceles a bienes de la UE por un valor de hasta US$11.200 millones.

Bruselas está presionando para que la OMC decida a principios del próximo año sobre aranceles de alrededor de US$10.000 millones para los productos estadounidenses en un proceso paralelo.