Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este jueves que los problemas sociales "no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas" en una carta dirigida a su homólogo estadounidense, Donald Trump.

López Obrador, quien asumió el poder el pasado 1 de diciembre, envió la misiva a Trump, después de que éste anunciara que impondrá aranceles a las importaciones mexicanas de forma gradual a partir del 10 de junio hasta que se detenga el flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera entre ambas naciones.

"Presidente Trump: los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas", explicó el documento de López Obrador difundido por el gobierno mexicano.

"De manera específica, ciudadano presidente, le propongo profundizar en el diálogo, buscar alternativas de fondo al problema migratorio y, por favor, recuerde que no me falta valor, que no soy cobarde ni timorato sino que actúo por principios", agregó.

Trump anunció este jueves en su cuenta de Twitter que su país impondrá aranceles del 5% a todas las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio.

El mandatario mexicano consideró que el lema de Trump "Estados Unidos primero" representa "una falacia" porque por encima de las fronteras nacionales prevalecerán la justicia y la fraternidad universales.

En un comunicado por separado, la Casa Blanca detalló que los aranceles se incrementarían a un 10% el 1 de julio, a un 15% el 1 de agosto, a un 20% el 1 de septiembre, para llegar a un 25% el 1 de octubre, si México no detiene el paso de inmigrantes centroamericanos.

En la carta, López Obrador indicó que ante cualquier conflicto en las relaciones bilaterales, "por graves que sean", la mejor opción es recurrir al diálogo, así como actuar con prudencia y responsabilidad.

"Usted sabe también que nosotros estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de evitar, en la medida de lo posible y sin violentar los derechos humanos, el paso por nuestro país" de los inmigrantes, escribió el mandatario mexicano.

"No está de más recordarle que, en poco tiempo, los mexicanos no tendrán necesidad de acudir a Estados Unidos y que la migración será opcional, no forzosa", indicó.

López Obrador dijo que mediante la estrategia de combate a la corrupción, uno de los ejes centrales de su gobierno, México se convertirá en una potencia con dimensión social.

Además, el mandatario mexicano consideró que el lema de Trump "Estados Unidos primero" representa "una falacia" porque por encima de las fronteras nacionales prevalecerán la justicia y la fraternidad universales.

López Obrador solicitó a Trump instruir a sus funcionarios para recibir este viernes a un equipo de colaboradores mexicanos, encabezados por el secretario (ministro) de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para intentar llegar a una solución en materia migratoria.

El flujo de centroamericanos que cruzan a México se incrementó desde finales de 2018 tras la formación de caravanas, lo que tensó la relación entre los gobiernos mexicano y estadounidense.

Trump había amenazado con cerrar la frontera que comparte con México, si éste no detenía el paso de inmigrantes centroamericanos.

En materia comercial, México envía a Estados Unidos automóviles, productos derivados del petróleo, autopartes, teléfonos y equipos de comunicación, instrumentos médicos, mercancía para el ensamble o fabricación de aeronaves, refrigeradores, así como alimentos y bebidas entre los que destacan la cerveza, el tomate y el aguacate (palta).

En el 2018, México exportó a Estados Unidos bienes por un valor de 358.000 millones de dólares, de acuerdo con datos revisados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y del central Banco de México (Banxico).

En un comunicado difundido por separado, la mexicana Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur) indicó que las medidas anunciadas por Trump afectan "gravemente" el flujo comercial a Estados Unidos y ponen en riesgo la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) de libre comercio.

"Es inadmisible que se pretenda imponer sanciones comerciales a nuestro país por un tema no económico, como es el relacionado con el flujo de migrantes", explicó el líder del organismo, José Manuel López.

"Debe prevalecer la cordura por parte del mandatario estadounidense para tratar por separado el tema de la migración y no mezclarlo con la relación comercial entre México y Estados Unidos", agregó.

El anuncio de Trump ocurrió el mismo día en el que el gobierno mexicano envió al Congreso los textos del T-MEC para su ratificación, el cual se estima reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ha estado vigente desde 1994.

 

El subsecretario para América del Norte de la Secretaría (ministerio) de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, -uno de los negociadores del T-MEC- dijo que sería "desastroso" que se impusieran los aranceles por parte de Estados Unidos, una medida a la que calificó como "muy extrema" y que incluso podría llevar a los dos socios a una guerra comercial.

Por su parte, el ex jefe negociador mexicano del renovado TLCAN, Kenneth Smith, dijo que la decisión de Estados Unidos viola los compromisos del pacto y los de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

"Y si consideramos que México exporta más de 350.000 millones de dólares a Estados Unidos, las represalias de México en contra de esta medida serían estratosféricas", indicó el ex funcionario en su cuenta de Twitter.

Trump considera que México ha hecho muy poco para detener el paso de inmigrantes centroamericanos por su territorio e incluso ha amenazado con levantar un muro en la frontera entre los dos países.

México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, depende en gran medida de los ciclos económicos en Estados Unidos, su principal socio de negocios.