Buenos Aires. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, dirigió este viernes un insistente llamamiento a los jefes de Estado y de Gobierno de los 20 principales países industrializados y emergentes para que cooperen estrechamente.

"Los desafíos globales requieren de soluciones globales", dijo Macri en la apertura de la cumbre del G20 en Buenos Aires. "La clave es diálago, diálogo, diálogo", subrayó.

Macri señaló que la cumbre sigue siendo tan importante como hace diez años, cuando se celebró por primera vez una reunión del G20 a nivel de jefes de Gobierno debido a la crisis financiera internacional de 2008.

"Aquí, los jefes de Estado y de Gobierno se ven cara a cara. Aquí podemos hablar abiertamente", afirmó el presidente argentino.

Macri recalcó que, pese a las diferencias, los países del G20 tienen intereses comunes, como un desarrollo sostenible, mejora de la infraestructura, buena alimentación, estabilidad financiera, comercio internacional y lucha conta el cambio climático.

Pidió a los líderes del G20 actuar "con el mismo sentido de urgencia que en 2008", al considerar que en estos años han emergido "tensiones" y hay que "promover el diálogo". "Promover el dialogo que respete las diferencias e impulse acciones basadas en intereses compartidos", señaló Macri. 

Intereses comunes. "En estos años, los cambios y las circunstancias sociales, políticas y económicas a nivel global y en nuestros países han generado un cuestionamiento sobre los mecanismos multilaterales contemporáneos, incluido el G20 y han emergido tensiones entre nuestros países acerca de la visión de cómo encarar individualmente las oportunidades y desafíos globales", señaló.

Macri recalcó que, pese a las diferencias, los países del G20 tienen intereses comunes, como un desarrollo sostenible, mejora de la infraestructura, buena alimentación, estabilidad financiera, comercio internacional y lucha conta el cambio climático. "Necesitamos un diálogo que acepte las diferencias", insistió.

Se prevé que la cumbre del G20, de dos días de duración, se centre en las disputas comerciales entre Estados Unidos, China y la Unión Europea, así como en la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania.

También se esperan fuertes protestas contra la cumbre y el Gobierno argentino. Antes de comenzar las protestas, la Policía encontró una docena de cócteles molotov en un taxi incendiado en el centro de la ciudad, cerca de la ruta que seguirá la manifestación de protesta.

Unos 25.000 policías y soldados han sido movilizados para impedir actos de violencia como los que se registraron el año pasado durante la cumbre del G20 en Hamburgo, que dejaron cientos de policías heridos.