Biarritz. Reino Unido y España se sumaron este sábado a Alemania y criticaron la decisión del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de bloquear un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el bloque de países sudamericanos Mercosur para presionar a Brasil en medio de los incendios forestales en la Amazonia.

En un sorpresivo comunicado este viernes, Macron dijo que decidió bloquear el acuerdo entre la UE y el Mercosur y acusó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de mentir al minimizar las preocupaciones sobre el cambio climático.

El primer ministro británico, Boris Johnson, criticó la decisión de Macron sobre el acuerdo luego de aterrizar en el balneario francés de Biarritz para participar de una cumbre de países del G-7, un día después de que el despacho de la canciller alemana, Angela Merkel, hizo lo mismo en Berlín.

"Hay todo tipo de personas que darán cualquier excusa para interferir con el comercio y frustrar acuerdos comerciales y no quiero ver eso", dijo Johnson a periodistas.

El gobierno español también se pronunció este sábado, señalando que "no comparte la postura de bloquear el acuerdo" de la Unión Europea con Mercosur como propuso el presidente francés Emmanuel Macron.

El gobierno español también se pronunció este sábado, señalando que "no comparte la postura de bloquear el acuerdo" de la Unión Europea con Mercosur como propuso el presidente francés Emmanuel Macron.

"Para España el objetivo de lucha contra el cambio climático es un objetivo prioritario, pero consideramos que es precisamente aplicando las cláusulas medioambientales del Acuerdo como más se puede avanzar y no proponiendo un bloqueo de su ratificación que aísle a los países del Mercosur" indicó el gobierno en su mensaje.

En la tarde del viernes, un portavoz de Merkel dijo que no cerrar el acuerdo con los países del Mercosur -Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay- "no es la respuesta apropiada a lo que está ocurriendo actualmente en Brasil".

"No cerrar el acuerdo con Mercosur no ayudará a reducir la destrucción de los bosques en Brasil", agregó el portavoz.

Un funcionario del despacho de Macron dijo que el líder francés explicó posteriormente su posición a Merkel. "Es algo que el presidente explicó a la canciller, para que ella entienda la posición que asumió ayer y es algo que ella entendió muy bien", sostuvo.

El jueves, Macron y el secretario general de la ONU, António Guterres, expresaron su preocupación sobre los incendios forestales en la Amazonia, pero Bolsonaro respondió enfadado ante lo que consideró como una injerencia extranjera.

El despacho de Macron dijo el viernes que las decisiones de Bolsonaro en las últimas semanas muestran que optó por no respetar los acuerdos climáticos que alcanzó con Francia en la última cumbre del G-20 en Osaka, Japón. "El presidente sólo puede concluir que el presidente Bolsonaro le mintió durante la cumbre en Osaka", agregó el Elíseo.

 

Bolsonaro ha rechazado lo que dice es una injerencia en los asuntos internos de Brasil, donde grandes tramos de la selva amazónica están en llamas en medio de lo que se conoce como la temporada de incendios. Dijo que podría enviar al Ejército a combatir el fuego.

Ambientalistas han responsabilizado a la deforestación por el mayor número de incendios y acusan al presidente derechista de debilitar la protección a la selva tropical, un importante pulmón que atrapa el carbono y es clave para combatir el cambio climático.

Francia ha expresado por largo tiempo sus reservas respecto al tratado con Mercosur y Macron advirtió en junio que no lo firmaría si Bolsonaro saca a Brasil del acuerdo climático de París.

A Francia le preocupa el impacto que sufriría su vasta industria agrícola por las importaciones sudamericanas, que no tendrán que respetar las estrictas normas medioambientales de la Unión Europea.

*Con información de Reuters y DW.