Washigton.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevó fuertemente la presión sobre China este domingo para alcanzar un acuerdo comercial al anunciar que aumentará los aranceles estadounidenses a algunos productos del gigante asiático.

Anteriormente, Trump había retrasado el incremento de los gravámenes, citando productivas conversaciones con China.

Los anuncios del domingo generan dudas sobre las expectativas previas de que Pekín y Washington estaban cerca de un acuerdo para terminar con una guerra comercial que se prolonga por varios meses y que ha desacelerado el crecimiento mundial y afectado a los mercados.

Trump dijo a través de Twitter que los aranceles aumentarán a un 25% este viernes y que más bienes podrían enfrentar mayores impuestos aduaneros.

"El Acuerdo Comercial con China continúa, pero muy lentamente, mientras intentan renegociar. No!", tuiteó el mandatario.

Las negociaciones entre las dos mayores economías del mundo se retomarían esta semana, con el viceprimer ministro chino, Liu He, viajando a Washington, después de conversaciones en abril en Pekín que el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, denominó como "productivas".

El viernes, Trump había dicho que las conversaciones con China marchaban bien.

La semana pasada, fuentes de la industria dijeron que creían que las negociaciones estaban en un punto decisivo, y Mnuchin había asegurado que esperaba que el equipo negociador de Estados Unidos pronto podría recomendar un acuerdo a Trump o decirle que no se podía alcanzar uno.

El gobierno de Trump ha estado insistiendo en un mecanismo para asegurar que China cumpla con cualquier promesa de comprar más bienes estadounidenses.