Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y altos cargos de la Casa Blanca rechazaron este domingo los temores a un posible debilitamiento del crecimiento económico, afirmando que ven pocos riesgos de recesión, al tiempo que insistieron en que su guerra comercial con China no está dañando a Estados Unidos.

"Lo estamos haciendo tremendamente bien, nuestros consumidores son ricos, aprobé una rebaja de impuestos tremenda y están repletos de dinero", dijo Trump este domingo.

No obstante, fue menos optimista que sus asesores en lo referente a un acuerdo comercial con China, asegurando que, aunque creía que Pekín está dispuesto a sellar uno, "yo no estoy listo aún para hacer un acuerdo".

Según insinuó, a la Casa Blanca le gustaría primero que China resuelva las protestas en Hong Kong.

"Lo estamos haciendo tremendamente bien, nuestros consumidores son ricos, aprobé una rebaja de impuestos tremenda y están repletos de dinero", dijo Trump este domingo.

"Me gustaría que solucionen lo de Hong Kong de manera muy humanitaria", comentó Trump. "Creo que sería muy bueno para el acuerdo comercial".

Con anterioridad, el asesor económico Larry Kudlow, dijo que funcionarios comerciales de los dos países hablarán en un plazo de diez días y "si esas reuniones van bien (...) planeamos que China venga a Estados Unidos" para avanzar en las negociaciones para poner fin a una guerra comercial que se ha convertido en un riesgo potencial al crecimiento económico mundial.

Sin embargo, pese a que el proceso está estancado y la amenaza de nuevos aranceles y restricciones comerciales sigue pesando sobre la economía mundial, Kudlow dijo en "Fox News Sunday" que Estados Unidos sigue "en un estado de forma muy bueno".

"No hay recesión a la vista", dijo Kudlow. "Los consumidores están trabajando. Los sueldos están subiendo. Están gastando y están ahorrando".

Sus comentarios llegan tras una complicada semana en la que las preocupaciones sobre una posible recesión en Estados Unidos comenzaron a afectar a los mercados financieros y parecieron sembrar dudas entre las autoridades sobre si la economía aguantará durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2020.

El asesor comercial Peter Navarro rechazó este domingo que la volatilidad vivida esta semana en los mercados sea algún tipo de señal de aviso, afirmando que hay una "buena" dinámica económica que anima a los inversores a mover dinero hacia Estados Unidos.

"Tenemos la economía más fuerte del mundo y el dinero está llegando a nuestro mercado bursátil. También está llegando en busca del rendimiento de nuestros mercados de bonos", comentó Navarro al programa de la cadena ABC "This Week".