Nueva York. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este miércoles que un acuerdo para poner fin a una guerra comercial de casi 15 meses con China podría ocurrir antes de lo que la gente piensa y que los chinos estaban haciendo grandes compras agrícolas de EE.UU., incluida la carne de res y cerdo.

"Podría suceder antes de lo que piensas", dijo Trump a periodistas en Nueva York.

Trump dijo más tarde, luego de discusiones comerciales con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, que había una buena posibilidad de llegar a un acuerdo comercial con China.

Dijo que China estaba tratando de ser amable con él y agregó a los periodistas: "Fui amable con ellos".

El líder estadounidense habló un día después de pronunciar una reprimenda punzante a las prácticas comerciales de China en la Asamblea General de las Naciones Unidas, diciendo que no aceptaría un "mal acuerdo" en las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que había comunicación entre las dos partes y que los chinos estarían en EE.UU. para retomar las conversaciones a principios de octubre.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que había comunicación entre las dos partes y que los chinos estarían en EE.UU. para conversaciones a principios de octubre.

"En esta etapa, lo que quieres hacer es generar confianza y mostrar buena voluntad, y creo que lo estamos haciendo", dijo a los periodistas. “El presidente quiere un trato si puede conseguir un buen trato. Si no lo hace... tendremos una política arancelaria en su lugar".

El principal diplomático de China respondió a las críticas de Estados Unidos sobre su modelo de comercio y desarrollo después de que Trump habló este martes. Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores y consejero de Estado de China, dijo que Pekín no se doblegaría ante las amenazas, incluido el comercio, aunque dijo que esperaba que las conversaciones comerciales de alto nivel el mes próximo produzcan resultados positivos.

Las reuniones de principios de octubre incluirán a los principales negociadores comerciales de ambas partes: el viceprimer ministro chino Liu He, Lighthizer y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin. Se espera que determinen si las dos economías más grandes del mundo están comenzando a trazar un camino para salir de su guerra comercial o se dirigen a aranceles nuevos y más altos sobre los bienes de los demás.

Trump ha tratado de presionar a China para que acepte reducir las barreras comerciales a través de una política de aumento de los aranceles a los productos chinos. Este martes, acusó a China del robo de secretos comerciales "a gran escala" y dijo que estaba aprovechando las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

Aunque Trump mantuvo la esperanza en su discurso de la ONU de que Estados Unidos y China aún podrían llegar a un acuerdo, dejó en claro que quería un acuerdo que reequilibrara la relación entre las dos superpotencias económicas.

Wang dijo que la guerra comercial estaba causando daños innecesarios en ambos países, elevando los costos para las empresas estadounidenses, elevando los precios al consumidor y disminuyendo el potencial de crecimiento de Estados Unidos.